Los bomberos de Toledo c0ntrolan un pequeño foco junto a la capital. / EFE
Publicidad

El incendio forestal declarado este viernes en las afueras de Toledo capital ya está controlado, una situación a la que esperan llegar los bomberos de la Generalitat en las próximas horas con el fuego de la Ribera d’Ebre (Tarragona), mientras que han aumentado los efectivos para combatir el de Madrid, que al cierre de esta edición estaba aún activo.

A estos tres incendios se suman los declarados en los municipios abulenses de El Arenal, Gavilanes y Pedro Bernardo, todos ellos situados en la vertiente sur de la sierra de Gredos, dentro de la comarca del valle del Tiétar, también activos, aunque se ha rebajado ya su peligrosidad.

Mientras, el más virulento y que se declaró el pasado miércoles en la comarca de la Ribera d’Ebre fue estabilizado poco antes de la diez de la noche del sábado.

Tras arrasar unas 6.000 hectáreas y afectar a municipios tarraconenses como Flix o Vinebre, los bomberos de la Generalitat confían en controlar el incendio, uno de los más importantes declarados en los últimos años en Cataluña, y cuyos trabajos se centran en que no se reactive ni avance.

Para ello, la Generalitat mantiene sobre el terreno 50 dotaciones de Bomberos, con 34 vehículos autobomba y tres helicópteros, entre otros medios, en tanto que ha decidido replegar a sus bases los medios aéreos del Ministerio de Agricultura y a los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Estos sí siguen trabajando en la Comunidad de Madrid como parte del operativo de 350 agentes, entre bomberos, retenes forestales, del Suma 112 o guardia civil en los municipios madrileños de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos.

A primera hora de ayer, la comunidad madrileña activó el nivel 2 de en una escala de 0 a 3 de peligrosidad que fija el plan de emergencias contra incendios (Infoma) debido a la evolución del fuego, lo que implica el despliegue de medios extraordinarios.

De esta forma hay operativos 14 medios aéreos, entre ellos tres hidroaviones del Ministerio de Agricultura y un helicóptero de coordinación.

Por el avance del fuego, la Guardia Civil tuvo que desalojar 40 viviendas en la urbanización La Castellana, en el municipio madrileño de Cadalso de los Vidrios, ante el avance del incendio. Unos 75 vecinos han sido realojados en el polideportivo de la localidad.

En la ciudad de Toledo, quedó controlado a las 8.34 horas de la mañana el incendio forestal iniciado el viernes en las afueras de la capital, tras quemar unas 1.600 hectáreas.

El incendio, que pasó de nivel 1 de peligrosidad a 0, comenzó en el paraje denominado Cerro de los Palos y obligó a desalojar a los vecinos de la urbanización Montesión durante varias horas.

La Junta de Castilla y León también rebajó el nivel de peligrosidad de los incendios que aún permanecen activos en los municipios abulenses de Gavilanes y Pedro Bernardo, todos ellos situados en la vertiente sur de la sierra de Gredos, dentro de la comarca del valle del Tiétar.

La situación general del incendio de El Arenal es “buena”, ya que “ha dado sus frutos” las tareas realizadas desde el primer momento en este fuego que ya ha sido controlado y rebajado su nivel de peligrosidad a 0.

En el caso del fuego de Gavilanes y Pedro Bernardo, se mantiene el nivel 1 de peligrosidad, si bien la situación “tiende a mejorar considerablemente”.