La ministara de Hacienda, María Jesús Montero (i) junto a la titular de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.
La ministara de Hacienda, María Jesús Montero (i) junto a la titular de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet. / efe
Publicidad

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, cree que el Ejecutivo no logrará los apoyos suficientes para poder aprobar su senda de estabilidad presupuestaria en un mes, por lo que cree que “lo más probable” es que se vuelva a la anterior del Gobierno de Mariano Rajoy, aunque mostró su “mano tendida” a las formaciones para negociar.

Así lo señaló en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en la que finalmente se suspendió la votación de los objetivos individuales de las comunidades autónomas tras el ‘no’ del Congreso a la senda de déficit del Gobierno. No obstante, sí se informó de las entregas a cuenta.

“No hay ningún dato sobre la posición de las formaciones políticas, fundamentalmente del PP, que nos permita pensar que vaya a cambiar la senda con la que se van a elaborar los Presupuestos”, indicó Montero, quien reconoció que salvo comunicación de “última hora” se volverá “lo más probable” a la senda anterior del Gobierno de Mariano Rajoy.

El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) retiró de su orden del día la aprobación de los objetivos de estabilidad presupuestaria individuales de cada región, tras el rechazo del Congreso el pasado viernes a la senda de estabilidad para el periodo 2019-2021 del Ejecutivo de Pedro Sánchez y techo de gasto de 2019.

Responsabilidad

Ante el previsible nuevo ‘no’ del Congreso a la senda de Pedro Sánchez, los objetivos de déficit para las comunidades volverían a quedar determinados por la anterior senda del Gobierno del PP, más restrictiva.

Ésta contemplaba un déficit público del 1,3% en 2019, frente al 1,8% propuesto por los socialistas, y del 0,1% para las regiones, frente al 0,3% del Gobierno actual, con una diferencia de alrededor de 2.500 millones.

A este respecto, Montero advirtió de que las administraciones más perjudicadas con la vuelta a la senda de Rajoy serán las comunidades autónomas y la Seguridad Social, y no el Estado.

Al tiempo, aclaró que la variación del techo de gasto si se vuelve a la anterior senda sería pequeña y el incremento respecto al límite de gasto no financiero del año pasado permanecería en torno al 4,4%.

“Hago un llamamiento a la responsabilidad de las fuerzas políticas para acordar una senda más beneficiosa para los ciudadanos y terminar de transitar hacia la estabilidad presupuestaria”, remarcó Montero, quien se mostró abierta a la posibilidad de negociar la distribución de los objetivos de déficit entre las administraciones.

La titular de Hacienda lamentó que no se haya recibido “ninguna propuesta” respecto al déficit, salvo la de aumentar el gasto y los objetivos por parte de formaciones que se abstuvieron en la votación, algo que “no puede ser” ante el compromiso con Bruselas sobre la estabilidad presupuestaria.

Así, hizo especial hincapié en el rechazo del PP a la senda, ya que cree que “no se entienden sus argumentos” y que ha perdido la oportunidad de regenerarse al caer en “la peor de las escuelas políticas: la oposición desde el bloqueo y la incapacidad para aportar o ponerse de acuerdo en decisiones buenas para los ciudadanos”, al tiempo que ha recordado que el PSOE “dio el do de pecho” y apoyó anteriormente la senda del Gobierno de Mariano Rajoy.

En cualquier caso, afirmó que el Gobierno “no se detiene por esta cuestión y sigue comprometido con la mejora de financiación de las entidades territoriales.

Por otra parte, Montero detalló que en la reunión del CPFF se ha pedido a las comunidades que impriman celeridad a los nombramientos del grupo de trabajo sobre financiación autonómica que empezará sus tareas en septiembre, y que las personas designadas cuenten con confianza política.