El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la votación sobre la propuesta de pacto con Podemos. / EFE
Publicidad

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se mostró ayer satisfecho con el aval que le ha dado la militancia de su partido al preacuerdo que negocia con Unidas Podemos para formar un Gobierno de coalición, del que la oposición quiere conocer más detalles.

En un tuit, Sánchez agradeció el “respaldo rotundo” que le ha dado el 92 por ciento de los militantes que votaron el sábado esa propuesta, mientras que el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, afirmó que esa consulta fue un “paripé”.

Criticó que no se les preguntara “lo más importante: cuántas líneas rojas está dispuesto a atravesar Pedro Sánchez” para seguir en la Moncloa “pactando con los separatistas”.

Montesinos exigió “formalmente” a Sánchez “que ponga luz y taquígrafos a las negociaciones con los separatistas”, porque los españoles “no saben qué está dispuesto a ceder”, lo que es “una humillación para los españoles y vergonzante para el PSOE”.

Voluntad de diálogo

A los barones socialistas les dijo que, con su silencio, “están avalando” el pacto con los separatistas, que no es buena para la igualdad de todos los españoles.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, calificó de “tomadura de pelo” la consulta y criticó que no se haya convocado una vez se sepa cuál es el programa conjunto.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, pidió que en las negociaciones entre el PSOE y ERC predomine “la voluntad de diálogo firme y mucha paciencia y generosidad” y defendió no crear “falsas expectativas” para evitar la “frustración”. Advirtió contra las expectativas “exageradas” porque entonces “se genera una frustración de la que puede derivar la ira”, además de recordar que las negociaciones no acaban con la investidura, sino que también hay que poder gobernar y aprobar unos presupuestos.

“Si se plantea la autodeterminación se acaba rápido, usted la pide, yo digo que no y pasamos a los postres y si se quiere llegar a un acuerdo se ha de comenzar por los asuntos en lo que haya “un terreno común que lo permita”, aseguró.

Desde Ciudadanos y sobre las negociaciones para que haya investidura y gobierno de coalición, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, indicó que “no se mete en cuestiones internas” porque lo que le “importa ahora mismo es afrontar la crisis económica y territorial”.

“Si el señor Casado —el líder del PP— llega a la conclusión de que lo importante es España, pues pactará con el PSOE y Ciudadanos para evitar este pacto entre el PSOE, Podemos y ERC, que sería muy inconveniente para los intereses de su país”, apeló Villacís.

Unidad y estabilidad

El presidente de UPN y líder de la plataforma Navarra Suma, Javier Esparza, pidió a Sánchez que, por la “unidad y estabilidad” de España, llame a los partidos constitucionalistas para buscar un acuerdo.

A su juicio, Sánchez “ha confiado su suerte y la de los españoles a aquellos partidos que quieren romper España y, como en Navarra, está dispuesto a hacer todo tipo de cesiones para ocupar el sillón”, en alusión al PSN.

Dijo que ya en mayo ofreció al PSOE “un acuerdo de investidura y de presupuestos para que España no dependiera de los independentistas y para que Navarra no estuviera en manos de Bildu ni del nacionalismo vasco, pero lo rechazó” y ahora vuelve un escenario político “aciago”.

Respecto a la formación de un nuevo Gobierno, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, se refirió a la “mayoría de la pluralidad política y territorial”, que dio lugar a la moción de censura contra el anterior presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, frente a la de la “uniformización y el retroceso”, en referencia a una posible alianza entre PSOE y PP.

Defendió la necesidad de no dar a Vox “ningún puesto ejecutivo en las instituciones y anular su capacidad de condicionar las políticas públicas”. Ortuzar recordó que son conscientes de que “varios gobiernos autonómicos y ayuntamientos dependen de acuerdos entre el PP y Vox” y propuso que las fuerzas políticas de la oposición en esos lugares “establezcan con el PP mecanismos para garantizar la gobernabilidad de esas instituciones, sin Vox”.