El jugador Víctor Rodríguez, uno de los tres acusados. / efe
Publicidad

La víctima de tres supuestas agresiones sexuales por las que se sientan en el banquillo de los acusados tres exjugadores del equipo de fútbol de la Arandina ratificó en la vista oral que se celebra en la Audiencia de Burgos que no consintió relaciones sexuales con ellos en el piso que compartían en Aranda de Duero. Aunque la vista se celebra a puerta cerrada, todos los abogados de acusaciones y defensas coincidieron en que la joven reiteró todo lo que ha venido declarando hasta ahora en las diligencias previas de este asunto, aunque el abogado de uno de los jugadores, Víctor Rodríguez, Viti, aseguró que la menor incurrió en contradicciones, si bien no quiso precisar cuáles.

La menor declaró tras un biombo para no tener que enfrentarse visualmente a los tres presuntos agresores, para los que la Fiscalía pide penas que suman 118 años de cárcel, al acusar a cada uno de agresión sexual y de ser colaborador necesario en la agresión sexual cometida por los otros dos.

Al término de la sesión, en la que también declaró la madre y el padre de la niña para explicar cómo la vieron los días posteriores al 24 de noviembre de 2017, cuando supuestamente se produjeron las agresiones sexuales denunciadas, el abogado de la acusación popular, Luis Antonio Calvo, de la Asociación Clara Campoamor, insistió en que la joven explicó con todo detalle la secuencia de los hechos ese día y afirmó que los entonces tres jugadores de la Arandina sabían que tenía 15 años.

Además, la menor aclaró que antes de salir del piso el 24 de noviembre los jóvenes la amenazaron para que no contara nada, mientras que sus padres aclararon que tardaron algunos días en denunciar porque su hija tardó en contarles lo ocurrido y porque la propia menor no quería hacerlo para no perjudicar a los futbolistas.

La letrada de la familia de la niña, que ejerce la acusación particular, Patricia Ortiz, afirmó que ha sido “muy duro” para la menor revivir con todo detalle lo que le ocurrió el 24 de noviembre de 2017.

De hecho, fuentes del caso precisaron que el presidente de la sala que juzga el caso, Roger Redondo, decidió que las partes pudieran formular sus propias preguntas, en lugar de actuar él como ponente de todas ellas, como suele hacerse en ocasiones con menores de más corta edad, aunque decidió suspender la declaración en dos ocasiones por entender que no estaba en condiciones de declarar debido a su estado de nerviosismo.

Declaraciones

Para Rafael Uriarte, el abogado de Viti, no se sabe hasta qué punto ha habido en las declaraciones de ayer “teatralización”. Uriarte insistió en la existencia de varias contradicciones, tanto en la declaración de menor, que duró unas tres horas, como en las de su madre, que se prolongó durante cincuenta minutos, y su padre, que testificó en un cuarto de hora. En su opinión, esas contradicciones contribuyen a demostrar la inocencia de los tres exjugadores, que en sus declaraciones del jueves insistieron en que no mantuvieron relaciones sexuales con la menor y desconocían su edad.

El lunes están citados a declarar, en la tercera sesión de la vista oral, quince testigos, propuestos por las acusaciones y las defensas de los tres jugadores, ya que cada uno tiene su propio representante legal. Provisionalmente, la Fiscalía demanda 40 años de prisión para Raúl Calvo y 39 años para cada uno de los otros dos procesados, mientras las defensas reclaman la absolución y la asociación Clara Campoamor pide 43 años y ocho meses de cárcel para cada uno.