El Hospital Universitario Virgen Macarena en Sevilla, en donde permanecen ingresados varios afectados. / efe
Publicidad

El brote de listeriosis provocado por el consumo de carne mechada contaminada fabricada por la empresa Magrudis de Sevilla ha provocado tres muertes y cinco abortos, y ha afectado ya a 204 personas, cuando se cumplen quince días desde que la Junta de Andalucía decretara la alerta el pasado día 15. Estos datos se han conocido el día en que el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, anunció en una comisión extraordinaria en el Parlamento autonómico —en la que la oposición ha pedido su dimisión— que la Junta se personará como acusación particular contra la empresa Magrudis en el momento en que se incoe un procedimiento penal tras la denuncia presentada ante la Fiscalía.

Ayer se supo que dos embarazadas ingresadas en Sevilla perdieron a sus bebés a las ocho y 32 semanas de gestación, y una mujer que había consumido la carne y que estaba en un hospital de Madrid sufrió también un aborto durante el primer trimestre de embarazo.

Además, el consejero Aguirre confirmó que la muerte de un hombre de 72 años, enfermo terminal de cáncer de páncreas, que estaba en estudio, también se produjo por listeriosis, y se suma a los fallecimientos de dos mujeres de 90 y 74 años por este motivo.

Mientras el presidente andaluz, Juanma Moreno, mostraba en Twitter su “pesar” por los dos nuevos abortos en la región, Aguirre -que cifró en 53 los ingresados en Andalucía, —entre ellos veinte embarazadas— se refirió a estos datos como un “drama” pero consideró que la decisión de decretar la alerta sanitaria el 15 de agosto y cómo se comunicó después fue “muy acertada”.

Asimismo, en todo momento la gestión del Gobierno andaluz, con total “rigor” y tomando decisiones “lo más rápido posible”, y consideró que los resultados les han dado “la razón” porque se adelantaron para decretar la alarma sanitaria y eso permitió que nadie más consumiera carne mechada contaminada.

Por su parte, PSOE y Adelante Andalucía pidieron la dimisión del consejero por la gestión de este brote, al considerar que no ha estado a la altura de la gravedad del asunto y que se ha reaccionado tarde, por lo que creen que debe asumir responsabilidades.

El diputado socialista Jesús María Ruiz le responsabilizó de que la listeriosis “no se haya atacado a tiempo” por una “tardía, incompetente y falaz gestión”, mientras la portavoz de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto, criticó que el responsable de Salud quiera “sacar pecho” y justifique “errores de bulto” con un relato de “triunfalismo”.

Mientras PP y Ciudadanos, socios de gobierno, han respaldado la actuación de la Junta, Vox ha cuestionado si el Ejecutivo regional tiene la seguridad de que están controlados todos los productos sospechosos de estar contaminados, ya que por ejemplo la alerta no se extendió hasta el día 23 a los productos de Comercial Martínez León, que los vendía mal etiquetados.

Además, el Ayuntamiento de Sevilla formalizó ayer ante la Fiscalía la denuncia contra Magrudis por un delito contra la salud pública y precintó la factoría de esta empresa en el Polígono El Pino.

Información necesaria

El Consistorio detalló en un comunicado que la denuncia expuso al Ministerio Fiscal “indicios suficientes que acreditan” que esta empresa “no ha facilitado a las administraciones competentes toda la información necesaria para atender la alerta sanitaria y ha ocultado listados de distribución y comercialización necesarios para la investigación”.

Durante la clausura “permanente” de la actividad de Magrudis, su factoría “quedará precintada, así como la cámara frigorífica en la que se han almacenado, bajo la supervisión de inspectores de consumo, los productos devueltos por los distribuidores durante los últimos días”, señaló el Ayuntamiento. El Consistorio también informó de que tramita varios expedientes internos por “las irregularidades administrativas” en relación con los permisos municipales necesarios para el desarrollo de la actividad.