La gota fría se cobra al menos cuatro vidas y 3.500 evacuados

El temporal obligó al cierre de más de 80 carreteras y a suspender la circulación ferroviaria y el tráfico aéreo • La DANA perderá intensidad en su movimiento hacia el norte

63
Un miembro del servicio de rescate en una moto acuática en la AP-7.
Publicidad

Las lluvias torrenciales que desde el jueves azotan el sureste español se han cobrado ya cuatro víctimas mortales y provocó la evacuación de al menos 3.500 personas, el desbordamiento del río Segura en varias zonas y graves destrozos y pérdidas económicas.

El temporal obligó al cierre de más de 80 carreteras (11 de ellas de la red principal) en las provincias de Valencia, Alicante, Murcia, Almería y Albacete; a interrumpir la circulación ferroviaria en Murcia y parcialmente en Valencia y a suspender el tráfico aéreo en Almería y Murcia.

Con precipitaciones que superaron los 400 litros por metro cuadrado en 48 horas en localidades como Orihuela, las riadas afectaron a amplias zonas de las provincias de Murcia, Alicante, Valencia y Almería.

Se espera que en todo el arco mediterráneo las lluvias torrenciales comiencen a remitir, y la Aemet prevé que la DANA (depresión aislada en niveles altos) pierda fuelle a partir de hoy en su lento movimiento hacia el norte, aunque las tormentas se extenderán el fin de semana a gran parte del país y especialmente a la zona centro.

A las 20.00 horas, la Aemet mantenía el nivel naranja en cuatro zonas de Murcia, incluida la Vega del Segura, por riesgo de precipitaciones de hasta 40 litros por hora durante la noche.

En la Comunidad Valenciana se esperaban precipitaciones similares en el sur de Castellón, única zona en la que se mantiene la alerta naranja, y de unos 20 litros por hora en buena parte de la región. También se activó el nivel naranja en Ibiza y Formentera.

Las consecuencias más graves de la gota fría son hasta el momento la muerte de cuatro personas atrapadas en sus coches. Tras la muerte el jueves de dos hermanos en Caudete (Albacete) cuando el vehículo en el que viajaban fue arrastrado por una riada, en la mañana de ayer se rescató el cadáver de un hombre que perdió la vida en un paso subterráneo inundado por la lluvia en la capital almeriense.

La cuarta víctima mortal se registró en una rambla de Baza (Granada): un hombre de 36 años residente en La Jámula cuya familia había denunciado por la mañana su desaparición ante la Policía Nacional. Su cuerpo fue hallado por un helicóptero en un lugar de difícil acceso y muy alejado del lugar donde previamente se había encontrado su vehículo.

A los familiares de las víctimas y a los cientos de miles de afectados por las fuertes lluvias transmitieron su solidaridad en nombre del Gobierno la portavoz del Ejecutivo en funciones, Isabel Celaá, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Marlaska aprovechó para lanzar un mensaje de tranquilidad a la población antes de reiterar que España cuenta con un sistema “bien preparado para atender emergencias” y de agradecer a los efectivos de la UME, de las fuerzas y cuerpos de seguridad, de Cruz Roja, Protección Civil y voluntarios el trabajo que están realizando.

Marlaska lanzó un mensaje de tranquilidad a la población antes de reiterar que España cuenta con un sistema “bien preparado para atender emergencias”. Así, se han desplegado un total de 1.158 efectivos de las Fuerzas Armadas, cuatro helicópteros y 300 vehículos tácticos en Orihuela y Murcia para apoyar las labores de búsqueda y rescate.