Publicidad

La CUP propuso ayer a ERC y JuntsxCat que uno de los puntos que compartan sus programas electorales sea “el compromiso de hacer efectiva la República como un nuevo Estado independiente de acuerdo con el mandato del 1-O y la proclamación del 27 de octubre”.

La ‘número 2’ de la lista de la CUP, María Sirvent, lo declaró ayer tras el Consejo Político que aprobó su programa electoral. Asimismo, dijo que han planteado estos puntos a las otras fuerzas independentistas y que ya se han reunido varias ocasiones, aunque no reveló cómo avanzan las negociaciones.

Los otros dos puntos que proponen son: exigir “la liberación de los presos políticos” y el control efectivo del territorio, que pasa por la retirada del Estado y de la Guardia Civil; e impulsar un gran acuerdo para hacer proceso constituyente, que ensanche los derechos sociales y políticos, y suponga la consecución de soberanías contra la pobreza y la corrupción.

En esa línea, expresó la necesidad de que acuerden estos tres puntos, ya que ve “importante que haya un acuerdo con el máximo de actores políticos y sociales”.

Contrastes

La CUP lo explicó después de que el viernes la directora de campaña de JuntsxCat, Elsa Artadi, anunciara que JuntsxCat, ERC y los ‘cupaires’ negocian compartir tres puntos en sus programas electorales: pedir la liberación de los encarcelados y la no aplicación del 155; reconocer el resultado del 1-O, y aplicar políticas sociales para ampliar el apoyo social al soberanismo con la apertura de un proceso constituyente.
Estos puntos se diferencian de la CUP, que pide “hacer efectiva la República”, mientras que Artadi habló de reconocer el resultado del 1-O.

Además, la propuesta de la CUP contrasta con a las declaraciones que están haciendo dirigentes de ERC y del PDeCAT en las últimas semanas, que piden abandonar la vía unilateral hacia la independencia y buscar una negociación bilateral con el Estado.

Asimismo, la semana pasada se supo que ERC y JuntsxCat habían propuesto a la CUP nueve puntos para compartir en los programas electorales, en los que apostaban por “alcanzar una negociación bilateral con el Estado y con la UE para que se haga posible el acceso de Cataluña a la plena independencia y la efectiva y pacífica articulación democrática hacia la República catalana”.

Los ‘cupaires’ advirtieron de que no pensaban renunciar a la vía unilateral y calificaban estos nueve puntos como un retroceso, de manera que ahora han realizado su propuesta para acordar tres puntos.