Los agentes hallaron muerta a la mujer al ir a notificarle el fallecimiento de su marido en accidente de tráfico. / E.P.
Publicidad

El informe preliminar de la autopsia realizada al matrimonio muerto en el municipio cántabro de Escalante apunta a un homicidio de violencia de género y señala que la mujer, hallada sin vida cuando la Guardia Civil acudió a avisarle del accidente mortal que había sufrido su marido, había fallecido antes que su esposo, quien, pese a tener heridas por arma blanca no tenía “ninguna lesión de importancia vital”.

Así lo dio a conocer ayer el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) después de que la juez del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Santoña, también encargada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº1 del partido judicial, levantara el secreto de las actuaciones decretado hace dos días en el caso de la mujer aparecida muerta en su domicilio de Escalante.

Secreto levantado

La juez ha acordado el levantamiento del secreto tras recibir el informe preliminar de la autopsia, en el que consta que la mujer falleció antes que su esposo —que murió al chocar el vehículo que conducía contra un árbol— y en que también se detalla que el hombre tenía heridas por arma blanca pero ninguna lesión de importancia vital.

El hombre fue encontrado muerto en su coche el lunes por la tarde tras chocar contra un árbol en la CA-460, que une Escalante y Castillo, y cuando agentes de la Guardia Civil acudieron al domicilio en el que el matrimonio residía en Escalante, hallaron también sin vida a la mujer, que tenía varías heridas de arma blanca.

La pareja tenía fijado su domicilio en Zaragoza, aunque actualmente residían en el Barrio San Roque de la localidad cántabra de Escalante.

El Juzgado también ha recibido el atestado elaborado por la Policía Judicial, en el que se descarta la existencia de una tercera persona en la ejecución de los hechos. Ahora se investiga si la colisión del vehículo que conducía el esposo fue voluntaria o no.

Por otro lado, el Juzgado ha acordado la práctica de dos pruebas testificales. Así, en los próximos días tomará declaración a un testigo del accidente de tráfico en el que falleció el esposo y también a la última persona que vio al matrimonio apenas media hora antes de que sucedieran los hechos.

El procedimiento judicial, que inicialmente se incoó como unas diligencias previas del Juzgado nº 1 de Santoña, se encuentra ahora en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de la localidad —que sirve la misma jueza—.