Kaurismaki describe a Cristina de Suecia “como un icono de Europa”

El director finlandés presentó en la Seminci su nueva obra sobre la histórica reina

El director finlandés Mika Kaurismaki presentó ayer en la Sección oficial de la 60 Semana Internacional de Cine de Valladolid ‘Reina Cristina, la Mujer que fue Rey’, cinta en la que se aleja del cine histórico para presentar a una monarca “moderna” e icono para la Europa actual. Recibida con aplausos por el público de Valladolid, el largometraje se basa en la historia real de la reina y los personajes históricos de la época, Descartes incluido, a la que el cineasta conoció en el colegio por su condición de reina también de Finlandia, aunque la idea final no fue suya sino de un productor alemán que le propuso abordar el proyecto.

“Nunca tuve intención de hacer una película histórica, aunque sí es verdad que es un relato del siglo XVII que mantiene su modernidad y relevancia en la Europa de hoy, con tantos conflictos religiosos y una juventud sin saber qué hacer”, afirmó el director, quien en ese punto consideró a la monarca como “icono”, también en aspectos que tienen que ver con el feminismo en este sentido.

Era una mujer “muy moderna y adelantada a su tiempo”, lo que le hizo sumergirse en su historia “desde lo moderno y la relevancia contemporánea de sus ideas”, a la vez, tratando de alejarse de la mítica cinta protagonizada por Greta Garbo, algo “inevitable” aunque, en este caso, él ahondó más en su historia de amor con su dama y en aspecto no tolerados por el Hollywood de los 30 en este sentido.

“Son distintas películas”, incidió el director antes de recordar que son “muchas” las obras, novelas y películas sobre su figura aunque es la suya la que se centra en los diez años de su reinado antes de su abdicación, especialmente en el último, historia con la que podía haber continuado, lo que hubiera supuesto abordar su conversión, su llegada a Roma y lo que, aún en Suecia, se considera una “traición”.

Artífice del fin de la Guerra de los 30 años a sus 18, lo que es “como el arranque de la UE”, según Kaurismaki, la reina Cristina, convencida de la necesidad de hacer cosmopolita su país de mano de teatros y bibliotecas y volcada en la lectura y en el arte, mantuvo una estrecha relación con Descartes, personaje “importante” en su vida, como se muestra en la correspondencia que mantuvieron y que llevó al filósofo francés hasta Estocolmo, donde murió envenenado.

De su intensa relación epistolar, que comenzó con la admiración de la monarca por sus estudios sobre las pasiones se desprende la modernidad de sus ideas y su “poco afán” con la ortodoxia católica en este sentido.