Johnny Depp acaparó las miradas de todos durante la presentación. / EFE
Publicidad

“El poder necesita a los bárbaros”. El director colombiano Ciro Guerra ha recurrido a esta cita del poeta Kavafis para resumir la esencia de ‘Waiting for the barbarians’, el filme que ayer cerró la competición por el León de Oro en Venecia y que protagonizan Johnny Depp y Mark Rylance.

La cinta supone el regreso de la estrella hollywoodiense al cine de autor después de las sagas ‘Piratas del Caribe’ y ‘Animales Fantásticos’. Depp parece haberle cogido gusto al papel del villano y tras dar vida al temible Grindelwald del universo de Harry Potter se pone ahora en la piel de un coronel siniestro y sin escrúpulos.

“Lo más interesante de hacer de malo, lo que llamamos malos, es que no son tipos que se levantan por la mañana jurando que van a causar el mayor daño posible”, aseguró Depp.

“Al interpretar al coronel Joll no pienso en un psicópata sin empatía sino que busco al niño roto que hay detrás. Para mi es un hombre que se ha construido unos muros protectores muy fuertes con el fin de ocultar sus sentimientos”, precisó el intérprete, que exhibió durante toda la rueda de prensa un irónico sentido del humor y cierta dificultad para articular sus respuestas.

‘Waiting for the barbarians’ adapta la novela homónima del Nobel de Literatura J.M. Coetzee, que se inspiró en la Sudáfrica del apartheid para escribir una historia, sin localización espacial ni temporal precisa, acerca de un gobierno imperialista que inventa un enemigo para justificar la violencia.

La historia se resume en la confrontación entre el administrador de una pequeña ciudad colonial fronteriza que se esfuerza por vivir en paz con los locales —papel que interpreta Mark Rylance— y el coronel Joll (Depp), que llega con el encargo de recabar información sobre actividades hostiles de los “bárbaros”, dispuesto a emplear los métodos necesarios para obtener los testimonios que busca.

Ciro Guerra, nominado al Oscar por ‘El abrazo de la serpiente’, debuta en el cine estadounidense con esta película, cuyo guion ha sido adaptado por el propio Coetzee.

Ayer en Venecia el director contó que cuando leyó la novela por primera vez encontró en ella “una poderosa alegoría acerca de la manera en que el mundo se construye alrededor del poder, lo que el poder necesita hacer para controlar la gente, lo fácil que es caer en su sistema y lo difícil que es separase”.

“Nos metimos en la película con la idea de que sucedía en una tierra y un tiempo lejanos pero durante el proceso cada vez parecía algo menos lejano y más ligado al presente”, afirmó.

Inspiración

El título, tanto de la novela como del filme, se inspira en un poema de Kavafis que el director citó para explicar su argumento. “El poder necesita a los bárbaros, necesita que odiemos a alguien y que temamos a alguien”, dijo.

“La novela desvela lo fácil que es señalar a otro con el dedo y lo difícil que es señalarse a uno mismo, darse cuenta de que puedes estar siendo cómplice del poder y de que tu propio discurso puede estar lleno de odio”, remató.

La presencia de Johnny Depp acaparó la mayor atención durante la rueda de prensa, también con preguntas personales sobre el hecho de que su hija Lily Rose Depp haya pasado por este mismo certamen presentando, fuera de competición, la película ‘The King’. Al actor se le iluminó la cara.

“Es increíble, lo único que puedo hacer es sonreír”, dijo. “De niña vino conmigo varias veces a Venecia y verla ahora convertida en una mujer joven increíble, abriéndose camino por si misma, con dignidad me hace sentir orgulloso”, agregó.

‘Waiting for the barbarians’ cerró la competición por el León de Oro junto a la italiana ‘La mafia no es lo que era’, una visión tragicómica sobre la Cosa Nostra, dirigida por el italiano Franco Maresco.

El palmarés se dará a conocer hoy en una ceremonia que acogerá el Palacio del Cine del Lido.