Interior admite que los etarras han tenido tiempo para escapar de la isla

El socialista reconoce que esperaba una acción contundente de la banda tras las últimas detenciones de Francia y recalca que los ataques son fruto de la debilidad de los asesinos.

Ante las voces que aseguran que la radicalización de la banda terrorista de la última semana responde a que está buscando de nuevo acuerdos con el Gobierno, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer de manera categórica que el final de ETA «no va a ser dialogado» y advirtió a los terroristas de que «o lo dejan» o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los jueces y los fiscales «se lo harán dejar», empezando por los criminales que atentaron en Mallorca y que se cree ya no están en la isla.

«Estamos ganando a la banda, vamos a derrotarla. El final no va a ser pactado, eso ya no se va a producir. La democracia lo ha intentado tres veces y no vamos a volver a hacerlo». Así de tajante se mostró Rubalcaba con respecto a la posibilidad de una nueva negociación o tregua con el grupo vasco.

El socialista dijo estar convencido de que los autores del asesinato de los guardias civiles Diego Salvá y Carlos Sáenz de Tejada serán detenidos «más pronto que tarde», y reconoció que «ya se temía algo así» cuando se produjeron en Francia las últimas detenciones hace unas semanas. «Cuantos más arrestos se producen más necesitan hacer algo para decir al mundo que no están derrotados. Por paradójico que resulte, cada captura supone una mayor prevención y una mayor preocupación», explicó el político, que añadió que «cuantos más débiles son, más asesinos pueden llegar a ser».

También tuvo palabras para Batasuna, a quien le avisó de que «nunca» estará en las instituciones mientras no abandone las armas «definitiva, incondicional y unilateralmente».

Pérez Rubalcaba reconoció que los terroristas responsables del atentado de Mallorca tuvieron tiempo de huir de la isla, si bien no descartó que aún puedan permanecer en ella, por lo que se mantiene activado un «extraordinario dispositivo policial» para intentar localizar a los asesinos de Salvá y Sáenz de Tejada. «Qué duda cabe de que se han podido ir porque tiempo han tenido. Creemos que sí, pero las dos hipótesis están sobre la mesa», especificó.

El ministro, que confirmó que los terroristas que acabaron con la vida de los dos guardias civiles utilizaron una bomba lapa con temporizador, afirmó que su departamento no tiene ninguna prueba que insinúe que ETA tiene algún tipo de infraestructura en Mallorca. «Es más fácil imaginar que han llegado como turistas, se han alojado como tales y se han ido de la misma manera», aclaró a la vez que dijo desconocer si el atentado fue cometido por un solo individuo, aunque recordó que los etarras no suelen ir solos. Asimismo, afirmó que no ha recibido ninguna información por parte de la Policía y Guardia Civil de que el ataque lo perpetró una pareja tras recoger una bomba lapa en un zulo, como se apuntó ayer en algún medio de comunicación y también aseveró que se desconoce si el robo de una furgoneta en Valencia podría estar implicado con la banda armada, aunque se está investigando.

En cuanto a si alguno de los terroristas que aparecen en el cartel que distribuyó su Ministerio hace unos días podría ser el autor del atentado de Mallorca, Rubalcaba lo consideró una posibilidad, aunque tampoco la dio por segura. Lo que sí señaló es que las seis personas que aparecen se cree que en estos momentos trabajan para ETA desde el interior de España.