Interceptado un velero con más de cinco toneladas de hachís

La embarcación fue localizada por agentes de la Agencia Tributaria cuando navegaba a 93 millas al sur de Cartagena. La droga intervenida está valorada en 9,5 millones de euros

5

Agentes de la Agencia Tributaria interceptaron el pasado domingo un velero con más de 5.000 kilos de hachís cuando navegaba a 93 millas al sur de Cartagena. El barco, que fue dirigido la mañana de ayer hasta el muelle del Arsenal Militar de Cartagena, transportaba 200 fardos de resina de hachís, valorados en 9,5 millones de euros.

A bordo del velero viajaban cuatro tripulantes, dos españoles, un boliviano y un marroquí, que fueron detenidos para después pasar a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

La denominada ‘operación Mar’, según explicó el delegado especial de la AEAT de Murcia, José Manuel Alarcón, arrancó el pasado fin de semana cuando medios aéreos de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria detectaron al yate ‘Diosa Astarte’ navegando sin rumbo definido, en una zona habitualmente utilizada para la carga de este tipo de estupefaciente.

Tras avistar el velero, los Servicios Territoriales de la Agencia en Andalucía y Murcia realizaron un seguimiento del mismo, que culminó con el abordaje por parte de la tripulación del patrullero ‘Colimbo IV’ de la Base Marítima de Cartagena de Vigilancia Aduanera.

Durante el interrogatorio a la tripulación, estos declararon que el destino de la droga eran las aguas del sur de Malta, “aunque esto hay que tomarlo con cierta cautela”, advirtió Alarcón.

Asimismo, se anunció que el velero interceptado tenía base en una marina de la provincia de Málaga y que la cantidad de droga que había a bordo era muy superior a la que suelen llevar este tipo de embarcaciones. De hecho, como detalló Alarcón, “esta noche los cuatro detenidos y los funcionarios de vigilancia aduanera han tenido que ir en la cubierta del barco porque a los camarotes no se pueden acceder de la cantidad de fardos de hachís”.

Esta nueva operación se enmarca dentro de la conocida como ‘Ruta del Mediterráneo Oriental’ y en la que, durante los últimos tres años, por parte de Italia, Francia y España se ha procedido a la aprehensión de decenas de buques, dentro de los cuales se llegaron a interceptar hasta 30 toneladas de hachís.

Los investigadores sospechan que dicha ruta estaría siendo empleada por organizaciones situadas en países del norte de África, que transportarían importantes cantidades de hachís en barcos de tipo mercante o pesquero, y que serían almacenadas en estos países. Utilizando estas embarcaciones, la droga se redistribuiría posteriormente hacia Europa, sin descartar que, en algunos casos, pudieran ser utilizadas como buques nodriza para transbordar el hachís a otras embarcaciones menores, que las introducirían directamente en las costas españolas o italianas.