Iglesias condiciona el inicio de la negociación a cuatro ejes económicos

El líder de Unidas Podemos recuerda que el futuro Gobierno tendrá que ser de coalición

38
El rey Felipe VI saluda al líder de Podemos, Pablo Iglesias en la ronda de consultas con los dirigentes de los partidos. / efe
Publicidad

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, propuso ayer cuatro paquetes con medidas económicas para iniciar la negociación con el PSOE para la formación de un gobierno que, según ha insistido, tendrá que ser de coalición para garantizar que Pedro Sánchez no mire después hacia Ciudadanos.

Iglesias se pronunció así en la rueda de prensa ofrecida en el Congreso tras asistir en el Palacio de la Zarzuela a la ronda de consultas con el rey para la investidura, donde insistió en que “lo primero no es hablar de ministros” sino de programa pero se mostró convencido de que el PSOE no vetará los nombres propuestos por Podemos.

Preguntado sobre si votará en contra de la investidura en el caso de que Pedro Sánchez se oponga a incluir a Podemos en su gobierno, Pablo Iglesias ha respondido: “No concibo que el candidato más votado llegue a una investidura sin tener cerrados los apoyos… A la investidura se va con los deberes hechos”.

Pablo Iglesias le trasmitió al rey que en su opinión lo “más sensato” es que haya un gobierno de coalición progresista que garantice la estabilidad, aunque ha admitido que cree que Pedro Sánchez está mirando a Ciudadanos y se mostraría encantado de contar con el apoyo de Albert Rivera, que éste no parece dispuesto a brindarle.

El líder de Podemos, que afirmó que no tiene ningún contacto con Pedro Sánchez desde hace al menos dos semanas, le explicó al monarca que le presentará cuatro grandes ejes programáticos para iniciar las conversaciones, todos ellos económicos.

El primero de ellos será la puesta en marcha de un plan de inversiones estratégicas para asegurar la creación de empleo en un país con una tasa de paro del doble de la media europea y también para avanzar en la igualdad de género.

Otro de los ejes es “acabar de una vez con la precariedad laboral” con el reconocimiento de que las reformas laborales fracasaron y la derogación de la de 2012, la del PP, así como la subida del salario mínimo hasta los 1.200 euros en la legislatura.

El tercero de los bloques incluiría una ley para garantizar la suficiencia de ingresos de 600 euros y la reducción de la jornada laboral a las 34 horas semanales, mientras que un cuarto eje sería realizar una reforma fiscal para subir el IRPF a las rentas de más de 100.000 euros y un impuesto a la banca y a las transacciones financieras, entre otras medidas.