El hombre tenía antecedentes previos por violencia de género. / EFE
Publicidad

La Guardia Civil investiga la muerte de una pareja cuyos cuerpos han sido hallados en avanzado estado de descomposición en su domicilio en La Carolina (Jaén).

Los cadáveres de una mujer de 43 años y de un hombre de 60 no presentan signos aparentes de violencia, aunque debido a su estado habrá que esperar a que se les practique la autopsia para conocer las causas de la muerte, según informaron en la jornada de ayer fuentes de la Guardia Civil.

La pareja fue encontrada en la jornada del pasado martes en su vivienda por los agentes, después de que los vecinos avisasen de que había un fuerte olor y de que hacía varios días que no los habían visto.

Ayer, los expertos de Criminalística acudieron de nuevo a la vivienda, ubicada en la calle de Pedro Delgado, para una segunda inspección ocular, por si encontraran algún indicio que contribuya a esclarecer la causa de las muertes.

Fuentes de la investigación indicaron a los medios que se trata de una pareja de toxicómanos, consumidora habitual de estupefacientes, por lo que también se tendrá en cuenta la hipótesis de una muerte por sobredosis, sin descartar otras líneas de investigación.

En cualquier caso, será la autopsia la que arroje más luz sobre el suceso, resaltaron las mismas fuentes, que precisaron que la pareja se peleaba muy a menudo según han podido saber.

Nadie había denunciado su desaparición, según las fuentes consultadas, que también indicaron que el hombre había estado en la cárcel hace tiempo y que en su día tuvo una orden de alejamiento de la mujer, pero ya no estaba en vigor.
Pese a las peleas continuas, la pareja vivía junta.

La subdelegada del Gobierno en Jaén, Catalina Madueño, afirmó que “aparentemente no hay ningún signo de que haya habido muerte violenta” en el caso de La Carolina. Si bien, él tenía antecedentes por violencia de género.

Según explicó, en un primer momento “respondió Policía Local activada por los vecinos, alertados por el olor que desprendía la vivienda” y después agentes del Instituto Armado se personaron en el domicilio.

La subdelegada comentó que “estas dos personas se han encontrado sin signos de violencia” aparentes, “en habitaciones separadas”, al tiempo que añadió que “la casa estaba ordenada y cerrada por dentro”.

“En principio, no hay ninguna cosa que pueda apuntar a que haya alguna causa violenta en el fallecimiento de estas dos personas. No se sabe mucho más, puesto que los cadáveres están siendo objeto de estudio de los forenses y no podemos adelantar las causas de la muerte”, dijo no sin incidir en que es la autopsia la que debe determinarlas.

Madueño, por otro lado, explicó que el hombre tenía “antecedentes por violencia de género” y que la mujer estuvo en el sistema de protección “desde el año 2004 hasta 2011”. “A partir del año 2011, no hay ninguna medida de protección activada para esta mujer, puesto que no ha habido ningún suceso ni ninguna denuncia posterior a esta fecha”, precisó.

Sin embargo, debido al estado de los cadáveres, habrá que esperar al resultado de la autopsia para concretar las causas de las muertes. De hecho, los cuerpos fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense, en la capital jiennense.