Griñán asegura que existe «mucho banquillo» en el seno del PSOE

El presidente de la Junta de Andalucía evita pronunciarse sobre si es conveniente o no celebrar primarias para después de la Conferencia política de otoño, antes de las europeas.

0

La alegría va por barrios. Mientras el Ejecutivo central vive sus momentos más duros, el PSOE no termina de aprovechar la coyuntura y el liderazgo de Pérez Rubalcaba está cada vez más cuestionado, con incendios importantes en diferentes federaciones, como la gallega, que volvió a incidir en que la fórmula de las primarias que van a llevar a cabo saltándose la disciplina de Ferraz es «inamovible». No obstante, el de Solares recibió ayer un pequeño balón de oxígeno del presidente de la Junta de Andalucía y del partido, José Antonio Griñán, que no quiso pronunciarse sobre la conveniencia de celebrar, como sugieren algunos barones, las primarias para después de la Conferencia Política de otoño, es decir, antes de las elecciones europeas de mayo, que es lo que se ha previsto desde Ferraz.

Así, recordó que la Comisión Ejecutiva del bloque progresista que salió del Congreso de febrero de 2012, en el que apoyó a Carme Chacón, lleva «menos de un tercio de mandato», advirtiendo de que los debates internos sobre el liderazgo, que definió como «fuegos de artificio», no hacen más que «dañar la imagen» del partido, ya que los ciudadanos pueden ver al PSOE «más preocupado» por sí mismo que por sus «problemas».

Además, dejó claro que no tiene «tiempo material» para preocuparse ahora por futuros candidatos o «para plantear esto o aquello», ya que subrayó que Andalucía tiene «muchos problemas» de los que se debe ocupar.

Ante la insistencia de los periodistas de que se decantara por un nombre de los últimos que habían salido en las quinielas, el madrileño consideró que hay «muchísimos más» que los de Eduardo Madina, Patxi López y Carmen Chacón para liderar la próxima candidatura del partido a la Presidencia del Gobierno. Así, «por banquillo», no se pueden «quejar».

Eso sí, el exministro de Trabajo recalcó que, a la hora de votar al que será el próximo cabeza de lista del PSOE a las elecciones generales, lo más importante es «pensar si esa persona tiene capacidad para ser jefe del Gobierno». «Como presidente del partido, quiero juego limpio, neutralidad y que gane el mejor. Como Griñán, como militante, quiero que acertemos todos porque el que vayamos a elegir va a ser el líder del Gobierno y, por tanto, hay que pensar siempre si tiene la capacidad suficiente para serlo», explicó en presencia de dirigentes socialistas como el propio Rubalcaba, Carme Chacón, Oscar López o Emiliano García Page, así como exministros como José Bono o Jordi Sevilla.

Sobre las primarias que los socialistas gallegos han acordado celebrar en septiembre para elegir a su secretario general, opción no planteada en los estatutos del partido, Griñán afirmó que el PSdeG hará finalmente «lo que diga el Comité Federal» que está previsto para finales de julio.

En cualquier caso, el presidente andaluz aseguró que no le «preocupa tanto la situación del PSOE» como en la que se encuentra la política en general debido a la desafección ciudadana que han revelado las últimas encuestas.

Por eso, considera que las encuestas «no son malas para un partido u otro, sino que son malas para la política». «No podemos mirar para otro lado. Si la gente está cansada de ésta, será que no ha respondido a sus expectativas. Hemos roto el principio de esperanza, de ilusión. Si somos capaces de cambiar eso, subiremos sin duda», remarcó el hombre que algunos señalan como un perfecto piloto para la transición de una nave que sigue su travesía del desierto.

El espíritu de la Transición.- Aunque esté retirado de la política, la voz del exministro socialista y expresidente del Congreso de los Diputados José Bono siempre es tenida en cuenta. Así, ayer advirtió a sus compañeros de que «la inmensa mayoría» de los votantes «no entenderían» que el partido se centrara ahora en hablar de primarias porque, de hecho, lo que «reclaman» es un gran acuerdo con el PP para superar la crisis, ya que, a pesar de todo, la situación tiene «arreglo».

A su juicio, los ciudadanos «exigen el acuerdo» y avisó a los dos grandes partidos de que la «torpeza de la partitocracia» puede llevarles a ser «parte del problema» y no la solución. Es más, consideró que si Génova y Ferraz no se ponen ahora «de acuerdo en lo esencial» para lanzar soluciones a la actual situación, a los españoles «les importará tres puñetas quién gane» las próximas elecciones generales.

Además, Bono opinó que «hay veces en la Historia de un país en que es obligada la generosidad inteligente» que, según manifestó, España «ha acreditado en momentos clave» como la Transición. «En 1977 había una situación muy grave y se resolvió porque la izquierda y la derecha se pusieron de acuerdo no en todo, sino en que España era más importante que la derecha y la izquierda juntas», explicó. Así pues, pidió a los dos grandes partidos que sean «patrióticos» y busquen algo «en lo que puedan coincidir» para sacar al país de la crisis. De hecho, alertó a los populares de que, aunque tengan mayoría absoluta, «no pueden resolver solos este problema», que tiene «arreglo». Eso sí, tampoco hay que recurrir, a su juicio, a la «paciencia» que pidió Rajoy recientemente.