Griñán se niega a declarar en el Senado por el caso de los ERE

El Expresidente de la Junta de Andalucía pretende no perjudicar su derecho a la defensa en el juicio que investiga el caso de corrupción cuya vista oral se celebra en Sevilla

17

El expresidente de Andalucía José Antonio Griñán se negó a declarar ante la Comisión de investigación de la financiación de los partidos políticos en el Senado para no perjudicar su derecho a la defensa en el juicio de los ERE cuya vista oral se celebra en Sevilla. Griñán añadió que quiere pensar que no se le ha convocado porque este domingo 2 de diciembre se celebren elecciones en Andalucía.

“Estoy pendiente de hacer mi informe de defensa, no lo he hecho aun, y entenderá que en este momento no puedo perjudicar mi derecho a defensa. Por lo tanto no voy a declarar porque he de preservar mi derecho a la defensa y la garantía de presunción de inocencia; ésta es la última intervención que voy a hacer”, señaló al comienzo de la sesión de ayer.

El expresidente andaluz llegó puntual a la comisión y fue acompañado tanto por el portavoz del PSOE en al Cámara Alta, Ander Gil, como por senadores socialistas que también entraron en la comisión para arropar a Griñán. El senador del PP Luis Aznar, que fue el único interviniente en la comisión, manifestó su “respeto” a la decisión de Griñán de no comparecer debido a su situación procesal, pero le quiso dejar claro que su llamamiento para acudir al Senado no es debido a la cercanía de los comicios andaluces. De hecho, consideraró que ambos acontecimientos guardan relación es “un juicio de valor” porque la comisión “lleva más de un año funcionando y sus previsiones están en manos de todos”. “Nosotros no hemos sido quienes hemos convocado las elecciones”, dijo.

Aznar aseguró a Griñán que ha acudido a la comisión “por otras razones” relacionadas con la hipótesis de que los fondos desviados por la Junta de Andalucía, relacionados con el caso de los ERE y el de los cursos de formación, hayan servido para financiar de manera irregular al PSOE-A. “Es difícil pensar, cuando se escuchan las declaraciones y se ven las pruebas, que de esas circunstancias no se haya derivado una financiación irregular del PSOE-A”, dijo, al tiempo que recordó a Griñán que él tenía cargos de responsabilidad en la Junta andaluza cuando se produjeron dichas irregularidades.

La etapa de consejero de Hacienda de Griñán, continuó Aznar, “coincide con la época en la que se produjeron todo tipo de irregularidades en la concesión de ayudas” que generaron el “escándalo por corrupción más grande de la democracia”.

Cifras

En concreto, en el caso de los ERES falsos se cifran, según la Fiscalía, en “680 millones de euros los que nunca debieron salir de la Junta”. Así, el senador mostró su “preocupación” porque ese dinero haya estado relacionado con una presunta financiación irregular del PSOE andaluz.

“La Junta concedía ayudas a través de procedimientos irregulares a empresas afines al PSOE-A, al partido que gobernaba. Además hubo comisiones o mordidas cuyo destino lo decidían los responsables de la administración, por lo que es fácil intuir que un sistema de esas características sostuviera una financiación ilegal”, aportó el senador, quien insistió en que ni el expresidente de la Junta Manuel Chaves ni la actual presidenta, Susana Díaz, quienes también pasaron por esta comisión en el Senado, han “rebatido” dicho argumento.

Para Aznar es “lógico” pensar que las empresas que recibían dichas ayudas “pagasen esa deuda” a la Junta con alguna donación, algo que era legal hasta el año 2015. Estas subvenciones, continuó, deberían haber sido controladas por Griñán cuando ostentaba la cartera de Hacienda porque “ya se venía advirtiendo de la opacidad en esos procedimientos” de concesión de ayudas.