García Margallo: «No estamos dispuestos a que nos toreen en Gibraltar»

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación español, José Manuel García Margallo, afirmó ayer que el Gobierno de España no está dispuesto a que las autoridades gibraltareñas le «toreen» después de que los marineros de la Cofradía de Pescadores de La Línea de la Concepción hayan vuelto a sufrir cierto «acoso» de las patrulleras de la Royal Police Gibraltar (RPG) cuando faenaban en aguas cercanas al Peñón.

El político recordó que cuando el pasado 16 de agosto el titular principal de la colonia decidió que no se podía volver a pescar, la respuesta del Ejecutivo fue que «nuestros pescadores van a faenar y que van a estar protegidos por la Guardia Civil porque estamos hablando de nuestras aguas».

Para el titular de Exteriores «esto es un camino de dos direcciones». «En función del trato que Gibraltar da a nuestros pescadores, es el trato que nosotros damos en otros temas», argumentó. Así, opinó que «esto tiene que resolverse por la vía de la negociación en reuniones bilaterales».

La reacción del Peñón fue rápida. Así, su Gobierno consideró un hecho «muy grave» las amenazas contra él vertidas por el titular del Ministerio de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y recordó a España que una política de «hostilidad y antagonismo simplemente no funciona ni funcionará».

Asimismo, calificó estas declaraciones de «totalmente inaceptables» entre países socios de la Unión Europea.