Fernández Díaz llevará al Consejo de Ministros un plan para combatir el yihadismo

El plan del Gobierno prevé crear la figura de delegados en las zonas sensibles que pueden albergar a posibles yihadistas

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, llevará el viernes al Consejo de Ministros un plan de lucha contra la radicalización violenta, para elaborar una “contranarrativa al relato del discurso yihadista que a través de las redes pretende incitar al odio, a la comisión de delitos y a reclutar, a la financiación y a la logística de organizaciones yihadistas”.

Tras presentar el DNI 3.0 en una comisaría de Lleida, el ministro consideró “amenazado” el sistema de derechos, valores y libertades, y dijo que el plan del Gobierno contempla crear delegados en ciudades, barrios y zonas sensibles de albergar a personas relacionadas con la Yihad, para controlar la difusión de estas ideas.

“Nuestro sistema de valores y libertades está amenazado. No podemos permitir que los que amenazan la libertad se aprovechen de ella para atentar contra nosotros”, sentenció Jorge Fernández.

El plan es coherente con los pactos de los ministros del Interior de los grandes países de la UE, que acordaron el domingo en París reforzar el control de las fronteras para detectar a los yihadistas europeos que viajan a combatir a Irak o Siria y que regresan a Europa a cometer atentados, y se reforzará la vigilancia en Internet para contrarrestar la propaganda y el reclutamiento de terroristas.

Estos puntos se trasladarán ahora al citado plan y a una reforma del Código Penal, y que el ministro discutirá el martes con representantes del PSOE en el Ministerio de Justicia, y la reforma del Código Penal se pretende aprobar en marzo.

Con todo, el ministro no descarta también acuerdos sobre esta reforma con el resto de partidos, ya que su intención en materia de lucha contra el yihadismo es “llegar al máximo consenso”.

Los ministros de Interior también acordaron el domingo reclamar a la Eurocámara desbloquear las negociaciones para crear un registro europeo de datos de los pasajeros aéreos (PNR) y apostaron por reforzar la lucha contra la propaganda y el reclutamiento yihadista en Internet.