El empresario Juan Carlos Quer, padre de Diana, atiende a los medios de comunicación. / efe
Publicidad

El empresario Juan Carlos Quer, padre de Diana, la joven asesinada el 22 de agosto de 2016, fue expulsado por parte del juez Ángel Pantín de la sala de vistas en la que ayer se visualizó la reconstrucción del crimen por dirigirse al encausado, José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle. “¡Podía haber sido tu hija!”, le espetó Quer al procesado, padre de una niña, justo en el momento en el que en el vídeo se veía a Abuín, tras mostrar la manera en la que había atado los cables a los lastres, introducir al maniquí empleado en la reconstrucción en el pozo en el que Diana permaneció durante 496 días.

El magistrado presidente del tribunal del jurado que debe dirimir el grado de culpabilidad de el Chicle le solicitó a Quer que saliese seguido de un “lo siento”. La misma disculpa de Juan Carlos hacia él. La abogada de Abuín Gey, madre de una joven poco mayor que Diana, no pudo reprimir las lágrimas.

Atrocidad

En su cuenta oficial de Twitter, Juan Carlos Quer escribió posteriormente: “No puedo comprender cómo un padre puede hacer a una joven que podría ser su hija la atrocidad que hizo pasar a Diana, tras violarla y asesinarla, tirar su cuerpo a un pozo. Pido mis más sinceras disculpas al jurado y al magistrado, no pude contener el dolor”.

Por otro lado, dos policías judiciales declararon que es “prácticamente imposible” que el Chicle pudiera bajar con un peso muerto y sin luz las escaleras de la nave en cuyo pozo arrojó a la joven Diana Quer, frente a la versión del acusado, quien sostiene que la víctima ya estaba muerta.

Asimismo, consideraron “prácticamente imposible” que alguien baje la escalera que lleva al silo con un peso muerto y sin luz artificial, testimonio que desmonta la versión del acusado, José Enrique Abuín, y avala la tesis del Ministerio Público y la acusación particular, que defienden que la llevó viva y que tuvo que obligarla a bajar empujándola en esta caso.