ETA abre «un período de reflexión» por el agotamiento de su estrategia

Dos terroristas de la banda admiten en una entrevista en el ‘Gara’ que el proceso hacia la independencia está «bloqueado» y que su futuro pasa por integrarse en la realidad política

0

La debilidad de ETA, fácil de intuir por su mermada capacidad para cometer atentados, tal como ha reiterado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, está dejando de ser un ferviente deseo de todos los demócratas para convertirse en una realidad tan palpable que ahora es admitida incluso por la propia cúpula de la organización asesina.

Más allá de su habitual retórica pseudorevolucionaria y propagandística, la banda reconoció este fin de semana la situación de «actual bloqueo» hacia la «independencia» de Euskadi, y confirmó, al menos soterradamente, sus profundas disensiones internas.

En una entrevista concedida a Gara, dos dirigentes de la organización, que aparecen encapuchados en una imagen publicada por la edición digital del diario abertzale, admiten que ETA está sometida en la actualidad «a un proceso reflexivo y asambleario», que concluirá antes del próximo verano, para «fijar una estrategia político-armada eficaz».

Los portavoces, que se presentan con los alias Gaueko y Argi, insinúan asimismo que la época de las bombas y los tiros en la nuca ha llegado a su ocaso tras manifestar que «lo que está en juego» en el País Vasco es el marco político, «que se juega entre lo que necesita Euskal Herria y lo que necesitan España y Francia». Por ello, quizá finalmente conscientes de que las balas no sirven para nada, aseguran que, para que «las puestas se abran tanto como para entrar en la fase de independencia, todo dependerá de la unión de fuerzas favorables a este pueblo y de los pasos que se den».

Con similar ambigüedad, los etarras dicen ver con «buenos ojos las reflexiones y clarificaciones que pueda hacer la izquierda abertzale para trasladar tanto su proyecto popular como al conjunto de Euskal Herria a un escenario democrático».

Acto seguido, añaden que ETA se suma a esa «reflexión política continua», en la que enmarcan el mencionado proceso reflexivo y asambleario».

Tal paréntesis estaría sirviendo a los terroristas para llevar a cabo un «análisis general» de su trayectoria, con «autocrítica sobre el último proceso de paz y debate sobre la estrategia y la organización interna».

Con respecto a las críticas, cada vez más unánimes, que señalan a ETA como un obstáculo para el futuro del País Vasco, los dos encapuchados coincidieron en descalificar tales reparos como un «insulto» y como una «excusa».

Como colofón, tras constatar que no existe «ninguna relación» actual entre ETA y el Gobierno, los terroristas insisten en que mantienen abierta «la posibilidad de la negociación para un futuro, ya que antes o después ha de llegar».

Ya en el ámbito de sus proezas criminales, los terroristas aseguran haber intentado atentar en tres ocasiones con misiles contra José María Aznar cuando era presidente del Gobierno.

«Ahí está lo que han afirmado los peritos y expertos en armas del Ejército francés: los misiles para derribar aviones arrebatados a ETA fueron activados en tres intentos de atentado contra Aznar,». «Por desgracia, -resumieron los criminales sin dar más detalles-, las acciones no cumplieron su objetivo».