España acusa a la CE de dejación de funciones en el Mediterráneo

Responsables del Gobierno recuerdan que está en juego el acuerdo pesquero con Mauritania

El secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, ha denunciado este jueves la dejación de funciones de la Comisión Europea (CE) en el Mediterráneo, ya que “no ha querido ocuparse de la gestión de los recursos”.

Así, ha indicado, después de que la UE confirmase que el 91% de los stock del Mediterráneo sufren sobrepesca, la buena o mala situación de un determinado stock tiene que ver con las medidas adoptadas en “un ámbito de distribución pequeño” y “hay que ver cada caso en concreto”.

Asimismo, ha indicado que España ha adoptado medidas en los últimos años para ajustar la capacidad de la flota a los recursos disponibles, mientras que la UE “no ha querido adoptar medidas de gestión vinculante en forma de medidas de captura”.

“Hay mucho que tiene que hacer la Comisión Europea con la colaboración de los Estados miembros”, aseguró.

Por otro lado, ha asegurado que la UE firmó el acuerdo de pesca con Mauritania el 15 de diciembre, puesto que “no hay otra manera de quedar obligado jurídicamente que mediante la firma y la aplicación provisional del tratado”. “Mauritania alega otras cosas, pero para nosotros es meridianamente claro”, afirmó.

Por otro lado, el director del Instituto Español de Oceanografía (IEO), Eduardo Balguerías, ha afirmado que “puede haber pulpo suficiente para todos (en Mauritania) si se adapta a las características biológicas de la especie protegiendo la reproducción y el reclutamiento de nuevos individuos que puedan ser capturados garantizando la generación siguiente”, indicó.

Además, el presidente de Cepesca, Javier Garat, ha indicado que desde que los cefalopoderos españoles abandonaron Mauritania “el estado del pulpo ha ido bajando” y se ha mostrado convencido de que si se adoptase el modelo del IEO la población del pulpo “se multiplicaría”.

Junto a esto, ha señalado que, si finalmente la Unión Europea y Mauritania no alcanzan un acuerdo y los pescadores españoles tienen que abandonar la zona, “será un drama”.