El nuevo candidato de ‘Más País’, Íñigo Errejón, se dirige a sus simpatizantes de partido en su último discurso. / efe
Publicidad

Íñigo Errejón acudirá a las elecciones generales encabezando la candidatura de ‘Más País’. Nueva plataforma electoral con la que pretende dar una “patada al tablero”, luchar contra la abstención y acabar con el “bloqueo” que ha abocado a España a unas nuevas elecciones.

En una multitudinaria asamblea de Más Madrid, en la que fue recibido con gritos de “presidente, presidente”, pero también con algún reproche aislado por ser el “culpable” de la división de la izquierda, Errejón fue ratificado para ser el ‘número uno’ de esa lista que, salvo acuerdo de última hora, competirá contra la Unidas Podemos de su antiguo compañero, Pablo Iglesias.

Pese a ese encontronazo electoral, el segundo que tiene con Podemos tras las elecciones municipales y autonómicas, Errejón ha dejado claro que Más País solo se presentará en aquellas circunscripciones en las que no perjudique las expectativas electorales del “bloque progresista”. Más País se presenta al 10N, subrayó, en “un ejercicio de responsabilidad”, y lo hará “exclusivamente” donde pueda ayudar a la izquierda, con el fin de “enfrentar la abstención” y “hacer más grande, más sólido, más pragmático y más responsable el bloque progresista en España”.

En su primer discurso como candidato, Errejón fue especialmente duro con la falta de acuerdo entre las fuerzas de izquierda que ha llevado a la repetición electoral.

Sin señalar a nadie directamente, criticó que se hayan antepuesto las “siglas” a las necesidades de España y apostó por terminar con el “bucle” en el que se ha instalado la política española. “Si queremos que el resultado sea diferente, hay que votar diferente”, agregó Errejón que ha pedido evitar una “guerra fratricida” y una campaña “de reproches, de trincheras, de tú más, de quién rompió los platos”.

Asimismo, expresó su deseo de que “ojalá” su formación pueda ir a las elecciones del 10 de noviembre junto a la Chunta Aragonesista, partido que lo está debatiendo estos días, y también con Equo, que abrió un proceso interno para decidirlo. Por su parte, la militancia de Compromís ratificó que este partido concurra a las elecciones generales del próximo 10 de noviembre junto al partido de Errejón.

A la misma hora en la que Errejón confirmaba su candidatura y como nuevo actor de la izquierda española, Pablo Iglesias asistía como invitado a la presentación de ‘Cal Viva’, un libro que relata el choque entre la generación de la Transición y la del 15M.
Iglesias esquivaba comentar el paso dado por su otrora amigo y compañero en la creación de Podemos.

“Hoy toca hablar del libro”, se limitó a decir entre una nube de periodistas. Desde el PSOE, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, también evitó pronunciarse sobre la irrupción de Íñigo de Errejón en la política nacional.

Sánchez

En Nueva York, y casi a la misma hora en la que el partido del exdirigente de Podemos ratificaba a Errejón como su candidato para el 10 de noviembre, Sánchez aseguraba que mira la noticia con respeto pero también “con cierta distancia” y “sin ninguna voluntad” de inmiscuirse en “ningún proceso interno”, aclaró ante los medios de comunicación.

El líder del PSOE considera que se asiste a la “recomposición” del espacio político que representó el partido de Pablo Iglesias —a quien no citó en ningún momento— y rehusó en todo momento pronunciarse sobre la viabilidad de pactos postelectorales entre su partido y esta nueva fuerza de la izquierda. Sánchez insistió en señalar que en lo que están “empeñados” los socialistas es en conseguir el 10N lo que no lograron después del 28 de abril, un Gobierno progresista “estable y coherente” que ponga fin a este largo tiempo de interinidad.

Tampoco quiso Sánchez especular sobre a quién puede beneficiar o perjudicar la irrupción de Errejón, ni responder a la pregunta de si el PSOE buscará los votos a su derecha, para quitárselos a Ciudadanos.

“Los votos no son de los partidos, son de los ciudadanos”, recordó. Más allá de los movimientos en la izquierda, el líder del PP, Pablo Casado, aseguró que seguirá planteando hasta el domingo, cuando termina el plazo, la posibilidad de crear la coalición España Suma junto a Cs.