Publicidad

ERC siguió defendiendo ayer su voluntad de que presida la Generalitat su candidato, Oriol Junqueras, pero reflejó en un acto de campaña que no todos tienen claras sus posibilidades reales de que tomara posesión y ejerciera el cargo, teniendo en cuenta que está encarcelado y que además, si saliera, seguiría inmerso en un proceso judicial.

En un mitin en la Plaça Mediterrània de Villanueva y Geltrú, el primero en aludir a eso ha sido el número 15 de la candidatura y portavoz de Demòcrates, Toni Castellà, que ha avisado de que podrían no tomar posesión ni Junqueras ni el candidato de JuntsxCat, Carles Puigdemont, ahora en Bélgica.

“Podría ser perfectamente que el presidente Puigdemont no tome posesión. Puede ser perfectamente que nuestro cabeza de lista, Oriol Junqueras, desgraciadamente no tome posesión”, y reivindicó que ERC es la mejor capacitada para ganar los comicios.

Ante un escenario de incertidumbre sobre si Puigdemont y Junqueras podrían ser investidos, Castellà concluyó que la mejor opción para los soberanistas es votar a ERC, porque “la prioridad es ganar a Ciudadanos (Cs)”.

Esto contrasta con lo que dijo el viernes en Blanes (Gerona) el exconsejero y número 3 de la lista, Carles Mundó, que dijo sobre Junqueras: “Cuando haya pasado la campaña saldrá de la cárcel y tomará posesión del acta de diputado. Tenemos que ayudar a Junqueras a salir de la cárcel”.

En aquel acto Mundó también dijo que Junqueras era quien tenía “máxima legitimidad” para liderar el Gobierno catalán y aseguró que, si el independentismo gana en las urnas, presionaría para que el líder republicano saliera de la cárcel.

En el mitin de ayer también habló el exconsejero y número 3 de la lista, Raül Romeva, que está convencido de que Junqueras sí podrá ser presidente, en contraposición a lo que había dicho Castellà minutos antes.

Para Romeva, la única posibilidad que tienen los presos soberanistas de salir de la cárcel es una victoria de ERC en los comicios y que Junqueras sea presidente: “Ganemos con claridad y con contundencia y hagamos presidente a alguien que está en la cárcel indignamente y con motivos inexcusables”.