El PP cede y acepta EpC, pero solo para Educación Primaria

El principal partido de la oposición propone que Filosofía sustituya a la polémica asignatura cuando se acceda a cursar Bachillerato, que duraría tres años en vez de los dos actuales

0

El superpacto de la Enseñanza en España parece estar más cerca. Y es que el PP ha roto la primera lanza y ha cedido. Así, el principal partido de la oposición propuso ayer que Educación para la Ciudadanía (EpC) sea en Primaria una asignatura de carácter transversal y que en Bachillerato -que tendría un curso más que se uniría a los dos ya existentes- se sustituya por Filosofía.

El presidente de la formación conservadora, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores Cospedal, presentaron ayer la oferta de Génova para pactar con el Gobierno central un nuevo sistema docente. Aunque en sus intervenciones no hablaron en profundidad del contenido de la iniciativa, ésta alude a muchos aspectos, algunos de ellos polémicos, como EpC, una asignatura de carácter cívico que el Ejecutivo introdujo en la legislatura pasada con la férrea oposición popular.

El PP reconoce en su texto que su actual planteamiento «ha suscitado que buena parte de la sociedad española y del mundo educativo se muestre reacia con respecto a ella», y así, recuerda los «reparos» que la formación tiene hacia EpC por entender que, gracias a su implantación, «los poderes públicos se arrogan unas atribuciones que no les competen e invaden ámbitos que corresponden a los padres».

Como ya era costumbre, el partido conservador vuelve a incidir en la idea de que esta disciplina presenta «graves riesgos de adoctrinamiento». Por ello, expresa su deseo de que en Primaria haya una asignatura transversal inspirada «exclusivamente» en los valores y principios de la Constitución. En Secundaria, los populares abogaron por «unos nuevos contenidos» de la existente, aunque nuevamente con la Carta Magna como referente, pues es «la norma suprema que rige la convivencia, la comprensión de sus valores, las reglas del juego y las instituciones».

Ya en el siguiente escalón, el PP pide restablecer Filosofía a su configuración clásica debido a su «alto nivel formativo» y «despojándola del empobrecedor planteamiento» de la actual EpC.

Otro punto importante es el de repetir curso. La oferta popular incluye que se prohíba que un alumno de Bachillerato pase de nivel con más de dos suspensos.

Además, en su modelo se contemplan evaluaciones externas de carácter nacional para las materias comunes.

La enseñanza del inglés como segunda lengua, o como tercera en las regiones con idiomas oficiales, es otro pilar de la propuesta lanzada desde las filas del Partido Popular. En este sentido, quieren que este idioma se enseñe en Infantil, desde los tres a los seis años; que se refuerce su aprendizaje mediante cursos intensivos en verano en los propios centros y que los alumnos de ESO o FP puedan estudiar en países de habla anglosajona.

Los profesores también podrán acogerse a estas estancias, aunque en su caso podrán ser de tres meses o de una temporada escolar completa.

La concesión de becas es otra de las cuestiones que los populares quieren modificar a partir de una revisión de los umbrales de renta, reforzar las de movilidad o ampliar la duración de las mismas. Los estudiantes que procedan de familias más desfavorecidas podrán tener becas-salario para continuar los estudios de Formación Profesional, si ésta es la vía que finalmente eligen.

Este paquete de medidas se ha enviado al Ministerio de Educación, que también ha recibido las sugerencias de las regiones no gobernadas por el PP. Esta misma semana Gabilondo se reunirá con todos los sectores representados en el Consejo Escolar del Estado.

Por otra parte, el PSOE rechazó que se pretenda, a su juicio, «segregar» a los alumnos a los 15 años en diversas vías formativas, como el Bachillerato y la FP.