El Gobierno no pedirá el rescate en lo que queda de año

En medio de las especulaciones de cuándo pedirá España esa ayuda, fuentes del Gobierno han subrayado que el Ejecutivo no prevé hacerlo en el corto plazo.

0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que no renuncia a pedir el rescate para aliviar la presión sobre la deuda española si resulta necesario para el país, igual que pidió la asistencia financiera. “A mi nadie me habrá odio decir nunca que yo renuncio a utilizar este instrumento”, ha dicho Rajoy en el Pleno del Congreso, donde ha considerado “muy positivo” que el Banco Central Europeo (BCE) haya diseñado un instrumento de este tipo para comprar deuda en el mercado secundario.

Sin embargo, el presidente ha recordado que la petición de ayuda implicaría cierta condicionalidad, que no se conocen las implicaciones que tendría en la prima de riesgo y que cualquier país necesita el apoyo unánime de todos los países de la zona euro.

Previamente a estas declaraciones en le Congreso, fuentes del Palacio de la Moncloa explicaron que Rajoy no prevé pedir ayuda financiera a la Unión Europea en lo que queda de año por entender que las necesidades de financiación están cubiertas.

En el Gobierno se argumenta que España ya ha colocado alrededor del 96 por ciento de la deuda que tenía previsto emitir a medio y corto plazo este año. Es más, recuerdan que el coste de financiación es ahora incluso menor que hace un año.

España en el Consejo Europeo. Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que el resultado del último Consejo Europeo fue “positivo” para la Unión Europea, pero “malo” para España, al tiempo que ha vuelto a pedir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que negocie otra relajación de los objetivos de déficit.

Así lo ha señalado Rubalacaba en el Pleno del Congreso, donde ha explicado que los resultados no son positivos porque suponen un retraso de la entrada en vigor de la supervisión bancaria y la rectificación de las conclusiones de junio sobre la recapitalización directa de los bancos.