El Gobierno mantendrá diputaciones y eliminará mancomunidades

La vicepresidenta del Gobierno afirma que en comunidades con muchas provincias como Castilla y León el papel de las diputaciones es fundamental.

0

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que ahora “toca” reorganizar de la Administración del Estado para hacerla “sostenible”, “más operativa” y ofrecer una “mejor gestión”. En este punto, ha confirmado que la reforma de la Administración Local que ultima el Ejecutivo, con la que se prevé ahorrar alrededor de 3.500 millones, mantendrá las diputaciones y suprimirá muchas mancomunidades.

En una entrevista en una cadena de televisión nacional, recogida por Europa Press, Sáenz de Santamaría ha defendido la labor de las diputaciones provinciales argumentando que en comunidades autónomas con muchas provincias como Castilla y León es “muy importante ese escalón provincial” para garantizar los servicios públicos en pequeños municipios “condiciones de igualdad”.

“Las provincias no tienen que tener tanto ese perfil político que tienen ahora como un perfil de gestión”, ha manifestado, al tiempo que ha añadido que trabajarán en “la eliminación de una serie de entidades, como la mancomunidades” que hay “miles” en España y suponen “mucho dinero y gasto en aparato político y burocrático”.

Al ser preguntada qué ahorro supondrá para el Estado esa reforma local, la portavoz del Ejecutivo ha admitido que no se puede dar una cifra definitiva hasta que no se apruebe en el Consejo de Ministros pero ha admitido que ya hay cálculos que apuntan a que el ahorro puede ascender a unos 3.500 millones.

Sáenz de Santamaría ha avanzando que esta semana pasarán por la Comisión de Reformas del Gobierno la reforma de la Administración Local -que previsiblemente se aprobará en el Consejo de Ministros del 25 de enero- y la Ley de Unidad de Mercado, que pretende ayudar al emprendedor y evitar que “en cada sitio” le pidan “un papel distinto”. “Pero no se trata de centralizar”, ha subrayado.

Proyecto de Ley en Castilla y León. En este sentido, lo anunciado por la vicepresidenta comparte la esencia del anteproyecto de Ley de Ordenación del Territorio, que promueve la Junta de Castilla y León y que se apoyará sobre un mapa de 15 unidades básicas urbanas y unas 161 rurales, que se aprobará mediante un decreto en otoño de 2013. Además, la Junta ha marcado un plazo de tres años para adaptar normativa sectorial sobre servicios públicos esenciales a esta nueva estructura de unidades, que actuarán como espacio o «parámetro básico». Así lo recoge el proyecto de ley que aprobó ayer el Consejo de Gobierno, que espera que se apruebe en las Cortes antes del verano.

El consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, explicó en los últimos días de diciembre los detalles del proyecto, que recoge la agrupación voluntaria de municipios en mancomunidades de interés general, no crea estructuras administrativas nuevas y potencia el papel de las diputaciones.