El exdirectivo que entregaba las ‘tarjetas black’ responsabiliza a Blesa

De la Torre acusa también a Sánchez Barcoj de dar tarjetas “neutrales a efectos fiscales”.

2

El exsecretario del Consejo de Administración de Caja Madrid Enrique de la Torre, que entregaba las ‘tarjetas black’ a los directivos de la entidad, responsabilizó de esta práctica al expresidente Miguel Blesa, que se encargaba de fijar los “límites” de gasto, y al exdirector general financiero Ildefonso Sánchez Barcoj, que se ocupaba de la “operativa”, informaron fuentes jurídicas presentes en su comparecencia.

De la Torre, que declaró como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, aseguró que las tarjetas de Caja Madrid eran para gastos de representación aunque los consejeros que tenían dos podían utilizar la segunda para gastos personales, ya que se trataba de un complemento retributivo que, según ha dicho, “tenía el mismo tratamiento fiscal que cualquier otro”.

Preguntado por qué existen correos internos de Caja Madrid en los que él mismo aplicaba el término ‘black’ a estas tarjetas, explicó que se trataba de unas visas que “eran neutrales a efectos fiscales de IRPF”. “No se tenían que incluir en los certificados de Hacienda, eran un gasto para la entidad”, apuntó.

Tema sensible

El fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón también interrogó a De la Torre, que ocupó el cargo de secretario del Consejo de Administración de la caja madrileña entre los años 1996 y 2009, por qué en esos correos pedía que se extremara la “discreción” sobre este asunto para evitar “filtraciones”. En este sentido, defendió que el sistema retributivo es un asunto “muy sensible” para una entidad bancaria y debe ser “reservado”.

En este punto, el representante del Ministerio Público preguntó si no debería ser “al revés” y el sistema retributivo debía ser “transparente” al tratarse de “una obligación legal”. “Es un tema delicado y hay que llevarlo con mucho cuidado”, insistió el exdirectivo imputado.

Libre disposición

La decena de exdirectivos que declaró, propuestos por PP, PSOE, IU y CCOO, ha coincidido en que fue el entonces secretario general de Caja Madrid Vicente Espinosa quien les entregó las tarjetas, que eran de “libre disposición” y podían soportar gastos personales, siempre y cuando no sobrepasaran un límite máximo y no extrajeran dinero en efectivo de los cajeros automáticos. La Fiscalía no pidió fianzas para ninguno de ellos.

Eso sí, no sabieron explicar la razón que justificara esta última prohibición, mientras que señalaron que intentaban agotar el límite mensual en su utilización y, para ello, apuntaban los gastos “manualmente” o recurrían a su “memoria” ya que la Caja no exigía ningún tipo de justificante.