El asesor fiscal de Jordi Pujol se niega a declarar en el Parlament

Joan Antón Sánchez se escuda en que su posición le obliga a “actuar con sigilo y reserva”

12

El asesor fiscal del expresidente de la Generalitat Joan Anton Sánchez Carreté se negó ayer a responder a las preguntas de los diputados en la comisión de investigación del Parlament sobre el fraude que, entre otras cuestiones, aborda el patrimonio oculto de la familia Pujol en Andorra.

En una breve intervención inicial, Sánchez Carreté se escudó en que, por ley, como asesor tiene la obligación de obrar con sigilo y reserva y esto pasa por no decir nada en la comisión: “No tengo otra alternativa que mantener el silencio de la Cartuja”.

Además, expuso que el código penal recoge una pena de prisión, multa e inhabilitación en el caso que, en su condición de asesor, “divulgue los secretos” de las personas que asesora, en este caso el expresidente de la Generalitat.

Sánchez Carreté aseguró que desde 1983 es el “representante” de Jordi Pujol ante la Agencia Tributaria del Estado y ante la Agència Tributària de Catalunya, y añadió que desde 2014 también representa a otras personas de la familia, que no precisó.

El presidente de la comisión de investigación, el diputado David Fernández (CUP), lamentó que la actitud de Sánchez Carreté es símbolo de la ‘omertá’ que hubo en Cataluña durante años, y el diputado Oriol Amorós (ERC) aseguró que su silencio no sirve de nada: “Con esta actitud no les ayuda demasiado a los Pujol”.

Sánchez Carreté esgrimió que, tras consultarlo con “seis letrados”, entendía que se le convocó exclusivamente como asesor de los Pujol, de ahí que se escudase en que no respondería a ninguna pregunta ante la comisión.

Los partidos le afearon que muchas de las preguntas que le formularon, como su presencia en la lista Falciani de evasores fiscales, en nada tenía que ver con su asesoría a los Pujol, por lo que entienden que debería haber respondido a sus demandas.

Fernández (CUP) leyó en voz alta el texto íntegro de la citación del Parlament a Carreté para evidenciar que no sólo se le citó como asesor de los Pujol, sino también para informar sobre temas como el fraude y la corrupción que también aborda la comisión.

Amorós anunció que volverán a pedir la comparecencia de Carreté, pero no como asesor fiscal de los Pujol para que no se escude en esta circunstancia para no responder, mientras que el diputado de C’s Carlos Carrizosa consideró que el asesor incurrió en un delito de “desobediencia” al negarse a responder a los diputados.

El diputado del PSC Jordi Terrades advirtió de que con su silencio introduce muchos más interrogantes en la sociedad catalana y “encubre algo más” de lo que se explicó sobre el presunto legado de Florenci Pujol, abuelo del expresidente de la Generalitat.

El diputado del PP Santi Rodríguez también le reprochó que no respondiese a preguntas que no afectan a la confidencialidad de sus clientes, y aprovechó para recordar que fue condenado a dos años de cárcel por delito contra la hacienda pública en 1991.