El presidente de la Generalitat, Quim Torra, comparece ante el pleno del Parlament en Barcelona. / efe
Publicidad

JxCat, ERC y la CUP pactaron una propuesta de resolución en el Parlament que rechaza la sentencia del ‘procés’ y alude al derecho a la autodeterminación, un texto con el que desafían al Tribunal Constitucional (TC), aunque está redactado en unos términos que buscan evitar su impugnación. Después de las advertencias del TC sobre el riesgo penal de incurrir en un delito de desobediencia si no se acata la suspensión de los acuerdos del Parlament sobre el derecho a la autodeterminación y la legitimidad de la desobediencia civil, los partidos independentistas buscaron una fórmula matizada para referirse en su texto a la cuestión de la autodeterminación catalana.

Los tres grupos independentistas en la cámara catalana acordaron un texto conjunto que incluye un total de 15 puntos, en respuesta a las condenas dictadas la semana pasada por el Supremo contra los líderes del ‘procés’. El Parlament, señaló la propuesta de JxCat, ERC y la CUP, “recuerda” que la propia cámara catalana “ha aprobado decenas de resoluciones políticas sobre el derecho a la autodeterminación desde el año 1989 sin que esto haya sido objeto de persecución y censura por parte de las instituciones del Estado. Y se compromete a seguir haciéndolo si esta es la voluntad de los diputados y diputadas”.

Frente a los avisos del TC, la propuesta reivindicó el derecho de los diputados a “poder debatir sobre todos los asuntos que interesan a la ciudadanía, incluidos el derecho a la autodeterminación, la monarquía o la soberanía”. Los independentistas plantearon que, “ante las coacciones de los poderes del Estado para intentar limitar los temas de debate en el Parlamento de Cataluña, no hay ninguna opción más que defender el derecho a la representación política y a la libertad de expresión” de los diputados, porque “si la censura entra” en la cámara, “se desvirtúa el sentido de la institución”.

Asimismo, avisaron de que el Parlament “reitera y reiterará tantas veces como quieran” los diputados la “reprobación de la monarquía, la defensa del derecho a la autodeterminación y la reivindicación de la soberanía del pueblo de Cataluña para decidir su futuro político”.

La Mesa del Parlament admitió a trámite la propuesta de resolución, aunque los letrados de la cámara advirtieron de que podría contradecir la prohibición del TC de aprobar textos sobre la autodeterminación.

El Gobierno de Pedro Sánchez, de momento, esperará a que el Parlament apruebe la iniciativa para decidir si actúa sobre este texto. Fuentes del Gobierno señalaron que el PSC va a presentar un escrito de reconsideración a la Mesa, porque el texto contiene “planteamientos sobre los que ya ha dictaminado en contra el TC”.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, compareció en rueda de prensa para asegurar que no piensa “censurar” a los diputados o los grupos por el contenido de sus propuestas, pese a las advertencias del TC, y subrayó que está dispuesto a “asumir las consecuencias” de esta decisión.

Actitud

El diputado del PSC Ferran Pedret reprochó a los independentistas su actitud: “Quieren aparentar lo que no es, una reconstrucción de la unidad estratégica de discurso y de aproximaciones que no se produce. Y además intenta aparentar una respuesta institucional a la sentencia que tampoco es tal”.

En una línea similar, la portavoz de los comunes en el Parlament, Susanna Segovia, señaló que el texto “no es más que el último intento del independentismo de hacer ver que está unido antes de las elecciones, cuando es evidente que no”. Por su parte, el diputado del PPC Santi Rodríguez denunció que la propuesta de resolución independentista “pretende ser un recurso de la sentencia del Tribunal Supremo”, ignorando la “división de poderes”.