El rey Juan Carlos se dirige a los periodistas que esperaban en el centro Quirón Salud Madrid de Pozuelo de Alarcón. / efe
Publicidad

El Rey emérito Juan Carlos abandonó finalmente el Hospital Quirónsalud Madrid de Pozuelo de Alarcón (Madrid) sobre las 12.30 horas de ayer tras recibir el alta justo cuando se cumple una semana de la operación cardíaca a la se sometió el pasado 24 de agosto. El monarca salió el centro hospitalario a bordo de un vehículo, en el que viajaba en el asiento del copiloto y que se paró unos momentos para que pudiera atender a los medios congregados a las puertas del centro.

El Rey, con semblante sonriente, aseguró que estaba “fenomenal” con “cañerías nuevas y tuberías nuevas”. “Estoy como si me hubiera pasado un camión por encima, pero ahora a quitar el camión y para adelante”, declaró.

Asimismo, explicó que no tiene dolores y estimó que su recuperación total no supondría mucho tiempo. Don Juan Carlos manifestó estar “muy contento” por todas las visitas recibidas durante sus días de hospitalización. “Siempre estoy contento de recibir visitas”, afirmó.

Por último, el Rey emérito quiso agradecer a los medios de comunicación congregados a las puertas del hospital su interés. “Gracias por el interés y por estar ahí”, declaró Juan Carlos antes de partir.

El monarca dejó el centro tras recibir en la mañana de la jornada de ayer el alta hospitalaria. A partir de ahora se someterá a las “revisiones periódicas previstas para este tipo de intervenciones” de las que se encargarán los servicios médicos de cirugía cardiaca del doctor Alberto Forteza Gil y de cardiología del doctor José Ángel Cabrera en este caso.

Según el último parte médico, el Rey emérito se encuentra “clínicamente estable, afebril y con las heridas quirúrgicas en proceso de cicatrización”.

Asimismo, “la exploración cardiológica muestra contractilidad y ritmo cardiaco normales”, según el parte, leído por la directora gerente del centro hospitalario, Lucía Alonso.

La operación

El Rey emérito abandona en la mañana de este sábado el hospital en el que ingresó en la noche del pasado 23 de agosto para someterse el sábado día 24 a una operación quirúrgica cardiaca. Se trata de una cirugía que el monarca tenía programada desde que se sometió a una revisión médica anual el pasado mes de junio.

La intervención, que duró varias horas y se llevó a cabo “sin incidencias”, supuso la implantación de tres bypass aortocoronarios. El Rey, que tras varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos estaba en planta de desde el pasado martes 27 de agosto, recibió varias visitas todos los días de su periodo de hospitalización en la localidad madrileña de Pozuelo.

Así, durante esta semana, han acudido a visitar a Juan Carlos en distintas ocasiones los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la Infanta Sofía, así como reina doña Sofía, las infantas Elena y Cristina, y los hijos de éstas. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, también paso por el centro.