Publicidad

El Rey Felipe VI hizo el lunes un llamamiento a asegurar la convivencia, por considerar que es “el mayor patrimonio” de los españoles y advirtiendo de que la convivencia “siempre es frágil” y de que su mantenimiento “exige el respeto” a la Constitución. Una Constitución, dijo, “que no es una realidad inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela” los derechos y libertades.

El jefe del Estado dirigió a los españoles un mensaje de Navidad, el quinto de su reinado, enmarcado en el 40 aniversario de la Carta Magna y en los valores que la inspiraron, y dirigido especialmente a los jóvenes y con quien, según su análisis, la sociedad tiene “una deuda pendiente”.

De hecho, incidió en la convivencia como “la obra más valiosa” de la democracia española, pero también como “el mejor legado” para las generaciones más jóvenes. “Debemos evitar que se deteriore o se erosione; debemos defenderla, cuidarla, protegerla; y hacerlo con responsabilidad y convicción”, dijo, recordando que así ha sido posible “durante estos últimos cuarenta años de libertad” porque los españoles han creído en sí mismos y en sus “propias fuerzas”.

Respeto vs rencor

La convivencia, argumentó, se basa “en el respeto a las personas, a las ideas y a los derechos de los demás”, requiere reforzar los vínculos que unen y deben seguir uniendo a los españoles, y además es “incompatible con el rencor y el resentimiento”. “Estas actitudes forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan”, dijo, para recalcar que, en convivencia, “la superación de los grandes problemas y de las injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo y de la unión ante los desafíos y las dificultades”.

«El hilo argumental del mensaje sintoniza con lo que defiende el Gobierno» MONCLOA

Fue un discurso en el que no mencionó la palabra Cataluña, a diferencia del mensaje de 2017, pronunciado solo tres días después de las elecciones en esa comunidad y cuando aún no habían pasado tres meses del 1-O.

«Destaco que las reglas que son de todos deben respetarse por todos» PABLO CASADO

Felipe VI comenzó dirigiendo sus palabras a quienes viven “una situación difícil por razones personales, económicas y sociales” y expresando “repulsa y enérgica condena” contra la violencia machista” y acto seguido pasó a hablar de la convivencia, “pensando en el presente y también en el futuro”, en los jóvenes.

Cimientos sólidos

Para ello, puso en valor los ideales de la Transición, “la reconciliación, la concordia, el diálogo, el entendimiento, la integración, la solidaridad”, y la voluntad de los líderes de “llegar a acuerdos”, porque tenían “un objetivo muy claro”, la democracia, la libertad y definir unas “reglas comunes” que garanticen la convivencia.

«De acuerdo con el Rey: nuestro mayor reto es asegurar esa convivencia» ALBERT RIVERA

Felipe VI subrayó que ese empeño fue “un éxito” del que se han beneficiado las generaciones posteriores y, por eso, llamó a hacer todo lo posible “para que esos principios no se pierdan ni se olviden, para que las reglas que son de todos sean respetadas por todos”.

«El Jefe de Estado ha hecho un discurso que tiene aciertos que reconocer» PABLO IGLESIAS

También llamó a “valorar con orgullo” lo construido entre todos y a confiar en lo que se puede hacer en el futuro “alejando el desencanto y el pesimismo”, siendo conscientes de “la nueva realidad” y siendo capaces de “alcanzar consensos cívicos y sociales que aseguren el gran proyecto de modernización de España”.

«En Cataluña no hay un problema de convivencia sino de democracia» QUIM TORRA

De hecho, apeló a hacer a los jóvenes “partícipes” del periodo de la Transición, porque es el que permite entender cómo y por qué España “ha conseguido el cambio más radical de su historia”. Pero también pasó a la primera persona para dirigirse a un juventud con quien la sociedad tiene “una deuda pendiente”: “Somos responsables de su futuro y las circunstancias de hoy en día no son, ni mucho menos, las más fáciles”, dijo.

«El mayor legado para la nueva generación vasca sería que se nos reconociera como nación propia» AITOR ESTEBAN

El Rey finalizó haciendo un llamamiento a todos a actuar “por el bien común”. “Sumando todas nuestras fuerzas en el deseo de una España siempre mejor, porque los españoles lo merecemos”, concluyó el monarca.