Meritxell Batet junto a Felipe VI antes de su reunión en Zarzuela. / EFE
Publicidad

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, aseguró ayer tras entrevistarse con el rey que ambos han “compartido la necesidad” de que tras unas elecciones generales “lo bueno es que se pueda constituir un Gobierno” que dé “estabilidad” institucional.

En estos términos se pronunció Batet en una comparecencia ante los periodistas celebrada en el Congreso, en la que, además, ha avanzado que mañana comunicará al jefe del Estado qué partidos participarán en la ronda de consultas de los días 16 y 17 de este mes para evaluar la viabilidad de una investidura que evite nuevas elecciones.

Según indicó, tanto el Rey como ella misma coincidieron durante su reunión en el Palacio de la Zarzuela en que “el país necesita un Gobierno” y también “estabilidad de las instituciones democráticas para que funcionen a pleno rendimiento” y para que “la política mantenga el prestigio que se merece”.

Para ello, agregó respecto a su conversación con Felipe VI, que “sería bueno que se pudiera constituir un Gobierno que diera estabilidad y permitiera la gobernabilidad del país durante cuatro años” para ponerse a trabajar “de manera inmediata”.

Comentarios, explicó, que mantuvo en su audiencia con el Rey, con quien, insistió, comparte la “visión” de que el país “lo que necesita es un Gobierno estable”, esto es, “estabilidad y ponerse en marcha”.

Más allá de estas consideraciones, Batet no quiso especular sobre la respuesta que podría tener en el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, un hipotético respaldo a su investidura por parte del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, incluso sin acuerdo previo con el PSOE.

“Para eso habría que saber qué le dice Pablo Iglesias al rey, cosa que no sabemos, y en todo caso la decisión no corresponde tomarla a esta presidenta sino al presidente del Gobierno”, declaró.

Al comienzo de su comparecencia, Meritxell Batet confirmó los términos del comunicado emitido por la Casa del Rey en el cual se anuncia que don Felipe emprenderá una nueva ronda de contactos los próximos lunes y martes para verificar si algún candidato a la investidura cuenta con los apoyos necesarios.

De esta manera, el Congreso contactará con los partidos que cuentan con representación parlamentaria para que designen a sus interlocutores en las audiencias en Zarzuela.

La Cámara Baja tiene que preguntar a todas las formaciones si quieren enviar algún representante para hablar con el jefe del Estado. Así, JxCat si mandará a su representante pero ERC y EH Bildu se mantendrán en la postura de anteriores ocasiones y ya han renunciado a participar en esta ronda de contactos.

No hará falta que Batet se desplace de nuevo al Palacio de la Zarzuela para trasladar al Rey la lista de líderes dispuestos a acudir al llamamiento, y lo hará telefónicamente a primera hora de hoy.

Batet ha confirmado que se mantiene la agenda parlamentaria prevista en el Congreso para la semana próxima, con reuniones de la Mesa y la Junta de Portavoces el martes 17, un pleno que comenzará ese mismo día, y sesión de control el miércoles.

En el supuesto caso de que tras la ronda de contactos con el Rey fuera viable un nuevo debate de investidura, las fechas elegidas por Zarzuela dan margen a la convocatoria de la correspondiente sesión.

Podría celebrarse bien el jueves 19 con una primera votación el viernes y la segunda el domingo 22, o el viernes 20 con la primera votación el sábado 21 y la segunda el lunes 23, ya en el límite para evitar la convocatoria de nuevas elecciones en noviembre.

Si Felipe VI constata tras sus conversaciones con los líderes políticos que no hay posibilidad para una investidura exitosa, no hará falta convocar esa sesión y las Cortes serán disueltas automáticamente el 24 de septiembre, al día siguiente del vencimiento del plazo constitucional.