El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, en una rueda de prensa. / EFE
Publicidad

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, alertó ayer de que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, está cortejando a ERC y quiere incluir a los separatistas en ese acuerdo que ya tiene con Unidas Podemos.

Montesinos lamentó la carta que Sánchez ha mandado a los militantes del PSOE en el que afirma que el acuerdo con Unidas Podemos “resulta imprescindible a la vista del resultado electoral” aseguró para advertir a renglón seguido de que el PP van a ejercer de “dique de contención ante los desmanes de Sánchez y sus socios”.

Asimismo, advirtió de que, en la carta, el jefe del Ejecutivo no hace ninguna referencia a la amenaza separatista, ni a la cohesión territorial “en su afán de contentar a Pablo Iglesias y en su afán de contentar a los radicales”.

Sentido de estado

Montesinos manifestó que ya se sabía la posición de Sánchez al desafío separatista y aprovechó para recordar que cuando se celebró el debate preelectoral a cinco, el presidente del PP, Pablo Casado, le preguntó varias veces si iba a pactar con los independentistas y Sánchez miró para abajo y leyó los papeles en su atril.

“Ahora lo confirma en esa carta que ha mandado a los militantes que ni siquiera menta cuál va a ser su posición al desafío separatista”, insistió el dirigente popular.

Por ello, recalcó su advertencia de que el PP va a estar en frente, con una posición firme, coherente y de sentido de Estado, al tiempo que ha criticado que “el ataque a la libertad educativa es el mejor ejemplo de lo que puede estar por venir, del radicalismo de Sánchez y sus socios”.

En esta línea, anunció que las comunidades autónomas gobernadas por el PP van a defender, sin ambigüedad, la libertad educativa e, igualmente, lamentó las declaraciones de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, al termino del Consejo de Ministros “ignorando las sentencias que protegen a la educación concertada”.

“El PP no va a cambiar el rumbo, no lo van hacer sus gobiernos autonómicos. Vamos a abanderar la bajada de impuestos, a reducir las trabas burocráticas y a llevar la estabilidad institucional allí donde Sánchez supone un riesgo”, concluyó Montesinos.

Desde que se conociera el acuerdo entre socialistas y Unidas Podemos, los populares han mantenido su postura de rechazo, por lo que lo más seguro es que su voto de cara a la investidura de Sánchez sea un no.