Joan Margarit posa en Barcelona tras ser reconocido con el galardón. / EFE
Publicidad

El poeta catalán Joan Margarit fue galardonado ayer con el Premio Cervantes 2019 por su obra bilingüe, tanto en catalán como en español, su lenguaje innovador y por la pluralidad cultural que representa.

La obra poética de Margarit, “de honda transcendencia y lúcido lenguaje siempre innovador, ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana, y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría”, según el jurado de este premio, el máximo galardón de las letras en español, que está dotado con 125.000 euros.

El ministro español de Cultura, José Guirao, dio a conocer en una rueda de prensa el veredicto del jurado, presidido por la poeta uruguaya Ida Vitale, ganadora del Cervantes el pasado año.

“Un grandísimo poeta en lengua española y en lengua catalana” de cuya extraordinaria calidad poética “nadie puede dudar”, dijo el ministro sobre Margarit, que es también arquitecto, y que unirá el máximo galardón de las letras en castellano a los premios de poesía que ya posee.

Margarit ha recibido ya el Premio Nacional de la Crítica, el Rosalía de Castro o el Nacional de Poesía por la obra ‘Casa de Misericordia’. En 2013 le fue concedido en México el Premio Víctor Sandoval Poetas del Mundo Latino (a la obra completa), conjuntamente con el poeta mexicano José Emilio Pacheco y el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Y el pasado mes de mayo su obra fue también reconocida con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2019, un galardón que recogerá en los próximos días.

Joan Margarit publica siempre en catalán y en castellano: “soy un poeta catalán pero también castellano, coño”, dijo el pasado día 4 de noviembre al depositar su legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes.

Su editor Josep Lluch, que lleva más de una década trabajando con él, explicó que siempre busca “lo que es esencial” y que “su obsesión es la verdad”.

Para Margarit —dice Lluch— “no hay belleza sin verdad y que la belleza radica en la verdad”, con temáticas como las del amor impregnando sus versos.

Margarit comenzó su trayectoria poética en 1963 publicando en castellano ‘Cantos para la coral de un hombre solo’ y, después de un largo paréntesis, publicó, en 1975, ‘Crónica’. A partir de 1980 inicia la publicación de sus poemas en catalán.

Ha traducido al castellano buena parte de su producción en catalán y también se ha encargado de traducir al castellano o al catalán la obra de otros poetas como Thomas Hardy, Elizabeth Bishopo o Rainer Maria Rilke.

Tradición

Autor en 2018 de ‘Per tenir casa cal guanyar una guerra’, sus memorias de juventud, ha terminado ‘Poètica’, un libro que publicarán en catalán y castellano el próximo mes de marzo, con textos nuevos en los que reflexiona sobre poesía y literatura, explicó su editor.

Entre los títulos premiados de su obra en catalán destacan ‘Cants d’Hecatónim de Tifundis’, ‘Vell malentès’, ‘Mar d’hivern’, ‘La dona del navegant’, ‘Càlcul d’estructures’ o Casa de Misericòrdia’.

Ida Vitale desveló en su comparecencia ante los medios de comunicación que no había apoyado al poeta ganador, sino que había apostado por el escritor, también catalán, Enrique Vila-Matas.

Vitale puso la nota de humor al explicar que quería dar “consuelo a los derrotados”, y por eso no dudó en confesar la identidad de su candidato y los apoyos que había recibido, a pesar de que el ministro de Cultura español no hacía más que advertirla de que no se solía dar a conocer la identidad de los finalistas.

Desde su creación, en 1975, este premio se falla a finales de año y se entrega el 23 de abril, día del fallecimiento de Miguel de Cervantes, en una ceremonia en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), por el Rey de España.

Margarit podrá “saltarse” en abril uno de los tradicionales actos que rodean la entrega del galardón, ya que es costumbre depositar su legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, actividad que él ya ha realizado.