El magistrado Dennis Bailey junto al español Pablo Ibar, considerado nuevamente culpable de triple asesinato.
El magistrado Dennis Bailey junto al español Pablo Ibar, considerado nuevamente culpable de triple asesinato. / EFE
Publicidad

El juez del caso de Pablo Ibar celebrará una audiencia el próximo 4 de febrero, en la que estarán presentes las partes, con el objetivo de preparar la segunda parte del juicio, que comenzará el 25 del próximo mes, en la que se dictará la sentencia, bien de pena de muerte o de cadena perpetua.

El proceso prosigue después de que este pasado jueves por la noche, el magistrado Dennis Bailey decidiera retirar a un suplente del jurado que, durante un receso del juicio, y encontrándose en dependencias judiciales, podría haber escuchado una conversación “inadecuada” sobre los antecedentes de Ibar, que éste tenía que desconocer, según informó a los medios de comunicación el portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte, Andrés Krakenberger.

Este suplente del tribunal popular fue citado en la jornada del jueves, a instancias de la defensa de Ibar, para saber de primera mano qué había escuchado y si habría podido comprometer al resto de jurado, de haberles contado datos del procesado que excedían los hechos que se juzgaban.

Proceso decisivo

No obstante, éste rechazó ante el magistrado Bailey que hubiera oído algo “inadecuado” sobre Pablo Ibar cuando hablaban un juez y una abogada. En este sentido, aseguró que solo escuchó “lo que estaba sufriendo” la familia del acusado.

Pese a todo, el magistrado decidió apartarle, y rechazó la petición de la defensa de anular el veredicto y que volviera a reunirse el jurado para seguir deliberando.

Igualmente, también se negó convocar al miembro del jurado que llamó el pasado martes al tribunal para retractarse tras haberse dictado durante el fin de semana el veredicto de culpabilidad por unanimidad de los 12 miembros del tribunal popular.

De esta forma, una vez retirado el suplente del jurado, el proceso continuará su marcha. A partir del 25 de febrero se celebrará la segunda parte del juicio, destinada a dictar la sentencia condenatoria de Ibar. Las posibilidades son la pena de muerte, tal como ha solicitado el fiscal, Chuck Morton, o de cadena perpetua.

Ahora los esfuerzos de los abogados del condenado, Benjamín Waxman y Joe Nascimento, se centrará en lograr la pena de cadena perpetua, y posteriormente apelar la sentencia.

El español Pablo Ibar fue condenado en 1994 a pena de muerte por un triple asesinato cometido en Florida. Desde entonces, y tras pasar un largo tiempo en el corredor de la muerte, su defensa insiste en reclamar su inocencia por falta de pruebas concluyentes.