El incendio de Gran Canaria, uno de los más graves de la última década

Las personas desalojadas por el fuego empiezan volver a casa y las previsiones en cuanto a la meteorología despiertan la esperanza de que los efectivos logren acabar con las llamas

37

Los vecinos de varios núcleos de población en Gran Canaria que habían sido desalojados de sus viviendas como consecuencia del incendio que afecta a la isla, comienzan a volver a sus casas una vez que el fuego se ha empezado a contener, informó el presidente canario, Ángel Víctor Torres.

En la tarde de ayer regresaron los habitantes de Cruz de Tejeda y el Parador (Tejeda); Tasarte y Tasartico (La Aldea); Cercado de Araña y La Plata (San Bartolomé de Tirajana), y Las Lagunetas, Risco Prieto, Lomo de Aríñez y Cruz del Herrero (San Mateo).

“En pocas horas podemos estar en un incendio de magníficas perspectivas”, después de que la noche del lunes el viento haya ayudado, “esta tarde muchas personas van a empezar a volver y también lo harán mañana si las condiciones lo permiten, primeramente en los núcleos urbanos más seguros”, dijo Torres, quien visitó junto a la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, el puesto de mando del dispositivo de lucha contra el fuego y sobrevoló la zona afectada.

El incendio no está extinguido, ni siquiera controlado ni estabilizado, insistió Torres, pero “se ha contenido en gran parte y poco a poco se conseguirá la extinción”.

El objetivo es hacer todo el trabajo posible en las próximas veinticuatro horas, con unas condiciones meteorológicas favorables, antes de que se produzca un nuevo repunte de las temperaturas el próximo fin de semana.

Ante esta previsión, el Gobierno de Canarias pidió al Estado que mantenga todos los medios antincendios posibles en el archipiélago, dijo el presidente canario.

Respecto a las causas sobre el inicio del fuego, manifestó que habrá que esperar a la investigación, pero “la mayoría de los incendios son provocados por el ser humano”, ya sea de manera intencionada o fortuita. La ministra de Defensa informó de que la previsión de los técnicos es que en un día el incendio esté estabilizado.

Tras sobrevolar la superficie afectada afirmó que la zona está “ampliamente devastada”, pero “por suerte” la situación en las últimas horas es más optimista.

Condiciones

La ministra dijo que “ha sido un incendio pavoroso”, pero situaciones así ponen de manifiesto que “lo más importante que tenemos es la solidaridad ante una situación tan grave”.

El último incendio forestal declarado en Gran Canaria es el más importante ocurrido en España desde 2012 y desde el año 2007 en el caso del archipiélago canario, y sus 12.000 hectáreas afectadas suponen el 20 % de toda la superficie quemada a nivel nacional en lo que va de año.

Según datos provisionales del Ministerio de Agricultura, es uno de los más importantes ocurridos en los últimos diez años en el país.

El fuego de Gran Canaria ha obligado a evacuar a unas 10.000 personas, pero las labores de extinción y la mejoría del tiempo hacen que se encuentre en fase de contención en sus dos flancos, si bien persisten focos activos, como el que afecta al pinar de Tamadaba en varios kilómetros.

El comportamiento del viento durante la noche pasada evitó que el fuego, cuyo perímetro ya alcanza los 78,8 kilómetros, no entrara en la reserva natural de Inagua, que era uno de los mayores riesgos que presentaba este fuego en las últimas horas.