Pedro Sánchez a su llegada a un encuentro con colectivos sociales. / EFE
Publicidad

El Gobierno y el PSOE no han entrado a valorar en detalle la propuesta del PP de buscar un candidato alternativo y de consenso al líder socialista, Pedro Sánchez, como solución al actual bloqueo político y se han limitado a considerarla una “ocurrencia” de los populares.

“Vamos a hacer un gobierno con el PSOE como base fundamental y con Pedro Sánchez como candidato” a la presidencia, dijo la ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo en funciones, Isabel Celaá, tras participar, junto a Sánchez, en un encuentro con organizaciones educativas.

Con estas declaraciones zanjaba las preguntas de los medios sobre la propuesta que lanzó este lunes el secretario general del PP, Teodoro García Egea, en el sentido de que Sánchez dé marcha atrás y deje paso a otro candidato de consenso.

Es un “ejemplo de diletantismo, una ocurrencia”, dijo Celáa, quien utilizó el mismo término que la presidenta del PSOE, Cristina Narbona.

Narbona calificó de “ocurrencia” la propuesta popular y aseguró que Sánchez está llevando a cabo un proceso de diálogo “con mucho contenido” con colectivos sociales y partidos políticos para volver a ser candidato.

Sus reacciones se suman a la del ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, quien ya este lunes definió el planteamiento de buscar un candidato alternativo a Sánchez como el “chiste del día”.

Desde el PP, su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, también se refirió a la idea lanzada por García Egea y dijo que tiene la impresión de que no se va a materializar, porque “Sánchez no quiere dar un paso atrás” tras su investidura fallida y su “fracasado gobierno”.

La dirigente popular hizo hincapié en que “no hay gobierno ni lo habrá” con el actual presidente en funciones y ha desvelado que prefiere unas elecciones a un “gobierno desgobernado e incapaz de gobernar”.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, Álvarez de Toledo considera “imprescindible” que se forje “una gran alternativa basada en la razón, en la defensa de la libertad, de la Constitución y en la igualdad entre los españoles”.

Como ejemplo de “generosidad política, de altura de miras y de sentido de Estado”, citó a Navarra Suma, formación que aglutina a distintos partidos, con tradiciones diferentes e historias distintas, que se pusieron de acuerdo “para sumar y agrandar su espacio”.

Álvarez de Toledo se dirigió concretamente a Cs para pedirle que “medite profundamente su rechazo a sumar fuerzas y a unir a los que no pensamos exactamente igual, pero pensamos lo suficientemente parecido como para defender juntos la libertad y la igualdad de los españoles”.

Ronda de contactos

El llamamiento del PP a la formación naranja se produce mientras el presidente del Gobierno continúa su ronda de contactos con distintos colectivos sociales para elaborar un programa progresista con el que pueda sumar apoyos y conseguir una mayoría suficiente para gobernar.

Educación, despoblación y desigualdad social fueron los asuntos que centraron sus reuniones de ayer, en vísperas del tradicional despacho que mantendrá hoy con el Rey en Palma para repasar los asuntos de actualidad y que, en esta ocasión, estará marcado por la situación política tras la fallida investidura.

De momento, no se han convocado más encuentros con partidos políticos, al margen del que Sánchez mantuvo el lunes con Compromís y el que está previsto con el PNV.

La determinación de las fechas “es una cuestión a decidir por la fuerza política que lleva la negociación”, según Celaá, quien precisó que no le consta que haya habido contactos del PSOE con Unidas Podemos, tras fracasar el intento de formar un gobierno de coalición entre los dos partidos.