El Open Arms continúa frente a la costa italiana con 107 personas a bordo. / EFE
Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ordenó ayer habilitar el puerto de Algeciras (Cádiz) para recibir al barco Open Arms, que se encuentra con 107 migrantes frente a la isla italiana de Lampedusa.

Según una nota del Ejecutivo, Sánchez ha tomado esta decisión ante la “negativa de Matteo Salvini (ministro del Interior de Italia) y las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo” para acoger el barco.

El Open Arms permanece en la zona desde el pasado 1 de agosto con más de un centenar de migrantes abordo. El sábado, las autoridades italianas permitieron el desembarco de los 27 menores que se encontraban en el barco y su traslado a Lampedusa.

En la nota del Gobierno se afirma que “el presidente ha tomado esta decisión por la situación de emergencia que se vive a bordo, tras dos semanas de navegación”.

“La inconcebible respuesta de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro de Interior, Matteo Salvini, de cerrar todos sus puertos, y las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo Central, han llevado a España a liderar nuevamente la respuesta a una crisis humanitaria”, señala la nota.

Añade que “lo puertos españoles no son ni los más cercanos ni los más seguros para el Open Arms, como los propios responsables del buque han repetido estos días, pero en estos momentos España es el único país dispuesto a acogerlo en el marco de una solución europea”.

“La situación de los migrantes del Open Arms ha causado desde el primer momento una gran preocupación en el Ejecutivo, cuyo propósito ha sido encontrar la mejor solución común, que, tras la recepción del barco, proseguirá con el reparto de los migrantes acordado por seis países miembros, entre ellos España”, continúa el comunicado.

“Resolver la crisis del Open Arms debe servir de impulso a la familia europea para seguir trabajando con los valores de progreso y humanismo que impulsaron su creación y que afianzarán su liderazgo ético en el mundo”, considera.

En su cuenta de Twitter, el presidente escribió que “He indicado que se habilite el puerto de Algeciras para recibir al #OpenArms. España siempre actúa ante emergencias humanitarias. Es necesario establecer una solución europea, ordenada y solidaria, liderando el reto migratorio con los valores de progreso y humanismo de la #UE”.

Sin embargo, el barco consideró “inviable” la oferta de dirigirse al puerto español de Algeciras por estar demasiado lejos, aunque una portavoz de la ONG española dijo que la decisión final se está aun estudiando.

“Hemos rechazado la oferta de ir a Algeciras porque las personas que llevamos a bordo tienen que ser desembarcadas de forma inmediata. Llevamos 17 días, hay una resolución judicial que lo dice y estas personas no pueden seguir a bordo del Open Arms y menos los 5 o 6 días de travesía que supondría llegar hasta Algeciras”, aseguró una portavoz de la ONG.

“Es absolutamente inviable”, añadió la portavoz, aunque admitió también que “se está acabando de cerrar a bordo del barco (la decisión final)”.

También el fundador de la ONG, Oscar Camps, explicó por qué rechazan la oferta presentada hoy por el Gobierno español de Pedro Sánchez.

“Después de 26 días de misión, 17 de espera con 134 personas a bordo, una resolución judicial a favor y 6 países dispuestos acoger, ¿quiere que naveguemos 950 millas, unos 5 días más, a Algeciras, el puerto más lejano del Mediterráneo, con una situación insostenible a bordo?”, escribió Camps en Twitter.

Camps insistió en que en el barco la situación es explosiva, con “peleas, pánico, crisis de ansiedad”, y se pregunta si “hacen falta muertos” para que se resuelva el bloqueo, pero sin hacer ninguna referencia expresa a la oferta española.