Pedro Sánchez junto a la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. / EFE
Publicidad

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, subrayó ayer que Pedro Sánchez no tiene “el encargo” del rey para presentarse como candidato a la investidura, por lo que “a todos compete trabajar” para la gobernabilidad del país.

De momento, el PSOE no ha cerrado ninguna reunión con los partidos políticos para desbloquear la investidura, encuentros que el mismo Ejecutivo había fijado a partir de primeros de septiembre, afirmó Calvo en declaraciones a los periodistas previas a las reuniones que Sánchez mantiene con colectivos de la sociedad civil.

Además, recordó que Pedro Sánchez no tiene el “encargo” de Felipe VI para la investidura por lo que “todos los grupos parlamentarios están obligados, comprometidos y son responsables de la gobernabilidad”.

El jefe del Ejecutivo se reunirá “si ha lugar” con un programa “fortalecido, ampliado y mejorado” pero el presidente no tiene ahora mismo ningún encargo, recalcó la vicepresidenta.

Y si no hay candidato “a todos compete trabajar”, incidió Calvo, que también recordó que la coalición no está sobre la mesa: “¿Quién habla de coalición?, la derecha”, precisó.

A juicio de la vicepresidenta, el PSOE esta “empeñado” en un programa de acción y de trabajo “más allá del nuestro”, que esté “trufado” de las propuestas de Unidas Podemos y de otros grupos de la Cámara, como Compromís o PNV.

Respecto a la oferta de los socialistas a Podemos del mes de julio, Calvo insistió en que fue una propuesta “en serio, fundamentada” que la formación de Pablo Iglesias “despreció”, “literalmente rechazó” e incluso tacho de “estupidez”.

La vicepresidenta hizo hincapié en que “no tiene ningún sentido” que Sánchez no esté gobernando ya “a plenitud de potencia” pero por eso mismo, “no toca al PSOE reflexionar, nos toca mejorar el programa para que el día 23 de septiembre sea investido”.

“El tiempo no pasa en balde”, dijo para incidir en que Sánchez seguirá reuniéndose con los colectivos sociales para cerrar un programa que deberá trasladarse a las formaciones políticas.

También se dirigió a las comunidades gobernadas del PP que exigen al Gobierno que les transfiera las entregas a cuentas de 2019 y les recordó que “rechazando los presupuestos y bloqueando la investidura” están propiciando esa situación.

Alternativa progresista

“Lo tiene muy fácil, el desbloqueo está en sus manos, que se abstengan”, les dijo.

En relación con el calendario en marcha, el PSOE ha convocado para el próximo lunes, 2 de septiembre, su Ejecutiva Federal a la que, con toda probabilidad, trasladará la propuesta programática “mejorada” para una “alternativa progresista” de Gobierno que el partido habría cerrado tras la ronda de contactos con los colectivos de la sociedad.

La Comisión Ejecutiva Federal se reunirá a las 10.30 horas y debatirá esta propuesta que probablemente llevará esa misma semana al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.

La propuesta programática ha ido ampliando sus contenidos con las aportaciones de los colectivos sociales con los que Pedro Sánchez se ha reunido tras la investidura fallida y a la vuelta de sus vacaciones, en la última semana de agosto.

Menos de un mes le queda al presidente en funciones para recabar los apoyos que necesita para ser investido presidente y evitar unas elecciones que según la ministra Montero no entran en la lógica socialista.