El Gobierno califica de inaceptables los aranceles propuestos por Trump

El Ejecutivo, que calcula en 1.000 millones el negocio alimentario que se juega España, confía en las negociaciones entre la UE y EEUU para compensar a los sectores afectados

15
De izquierda a derecha, los ministros en funciones Luis Planas, Isabel Celaá y Nadia Calviño. / EFE
Publicidad

El Gobierno aseguró ayer que tanto el Ejecutivo como la Unión Europea “sabrán responder a las medidas proteccionistas” anunciadas por Estados Unidos, y que estudiarán las medidas que se puedan adoptar para compensar a los sectores afectados, especialmente el agroalimentario.

La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, consideró “inaceptables” los aranceles en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en la que el titular en funciones de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, avanzó que se analizarán las ayudas que se puedan otorgar en el caso de que fracasen las negociaciones UE-EEUU.

La decisión estadounidense se produce como consecuencia de una sanción por las ayudas públicas concedidas al consorcio Airbus por parte de Alemania, Francia, España y Reino Unido, y Europa espera una resolución arbitral positiva para sus intereses por unas subvenciones similares de Estados Unidos a Boing.

“Posiblemente tengamos esta resolución en no más de 8 o 10 meses. De acuerdo con la tradición de la CE y EEUU, lo normal sería entrar en un proceso negociador para compensar” unas sanciones con otras, una vez hayan sido autorizadas por la autoridades arbitrales que dirimen este conflicto, según Planas.

El ministro, en declaraciones a la Cadena Ser y Onda Cero, insistía en que el Ejecutivo y la UE no quieren una “guerra comercial” con Estados Unidos, pero que “si la inician, vamos a contestar y defendernos con todas nuestras armas”.

Pérdidas

El ministro, que calcula en unos 1.000 millones de euros el negocio alimentario que se juega España, lamentó las tasas porque se saltan el “principio de negociación” que ha primado entre la UE y EEUU en las últimas décadas.

Planas se reunirá con las comunidades autónomas el próximo lunes 7 de octubre —con los productores agroalimentarios el martes— para analizar la situación y los efectos económicos y sectoriales de implementarse finalmente dichos aranceles del 25% a alimentos como el aceite, vino, aceitunas, cítricos, quesos y porcino.

En línea con las protestas de agricultores, fabricantes e industriales, Planas consideró inaceptable que el sector “sufra las represalias comerciales por un conflicto en el sector aeronáutico”.

Desde la industria, el director general de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, aseguraba que si bien “el escenario es muy exigente para la economía nacional” el sector ha demostrado “gran capacidad de adaptación”, y ha buscado “alternativas” y “diversificación” para incrementar su proyección internacional.

Por su parte, los presidentes de las comunidades autónomas han expresado su indignación y preocupación, y han coincidido en reclamar a la Comisión Europea una respuesta firme y una solución, dado el impacto económico y social que podrían tener dichos aranceles.