Un hidroavión se dispone a cargar agua en el operativo contra el incendio de La Granja. / El Adelantado
Publicidad

Los datos ofrecidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) sobre los incendios forestales ocurridos desde comienzos de año hasta el 28 de julio señalan un claro aumento en los fuegos, en comparación con los números registrados en el 2018 en el mismo periodo estudiado.

En total, son 55.554 hectáreas las que se han quemado en toda España, cinco veces más que las 11.671 arrasadas por el fuego en 2018 –mismo periodo de 1 de enero a 28 de julio–. Asimismo, supera la media de los últimos diez años, situada en 52.301 hectáreas afectadas. Nueve han sido los grandes incendios registrados hasta el 28 de julio, ocho más que un año atrás y dos más que la media de la década.

El número de hectáreas quemadas en este periodo en el 2018, recogido en el informe del MAPA, es el menor de toda la década. Los datos recogidos en este 2019 se asemejan a las cifras del 2015 (58.224 hectáreas calcinadas) y están lejos de los incendios que se registraron en 2012, un total de 22 grandes fuegos, con 149.770 hectáreas arrasadas, en lo que fue la peor campaña contra incendios de los últimos diez años.

En cifras anuales, en el 2018 hubo un total de 25.162 hectáreas arrasadas por el fuego, por lo que las cifras ya se han superado ampliamente en lo que va de presente campaña. En el periodo estudiado de enero a julio, fueron 3.704 los fuegos que se registraron en 2018 (7.143 incendios en todo el 2019); en este 2019 la cifra de 7.779 incendios supera ampliamente los producidos un año atrás y ya sobrepasa el total anual, por lo que la situación se presenta mucho más negativa si continúa la progresión.

Respecto a las Comunidades Autónomas más afectadas en este 2019, el noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, León y Zamora) ha sido donde más fuegos se han registrado, con un 44% del total hasta el 28 de julio. En cuanto a las comunidades del interior –Segovia incluida–, los fuegos han supuesto un 38% del total nacional. El porcentaje los completan las comunidades mediterráneas con un 15% y Canarias con el escaso porcentaje final.

Vegetación quemada

De las 55.554 hectáreas quemadas en lo que va de 2019 –hasta el 28 de julio–, la amplia mayoría de fuegos ha arrasado superficies de vegetación arbolada, matorral y de monte. Es decir, bosques (14.581 hectáreas) y montes (33.296 hectáreas) están siendo las víctimas de los fuegos. Por su parte, las superficies de pastos y dehesas han sufrido 7.676 hectáreas quemadas.

Esta relación se encuentra muy próxima a la media de la década, con 14.993 hectáreas de bosque quemadas, 30.862 hectáreas de monte arrasadas por el fuego y 6.445 hectáreas de pastos y dehesas devastadas por los incendios. Los peores datos de la década, del 2012, dejaron en este periodo un total de 51.588 hectáreas de bosque, 86.699 hectáreas de monte y 11.482 hectáreas de dehesas y pastos quemadas por los incendios.