El consumo sostiene el crecimiento en la UE en el segundo trimestre

Los datos revelan que el rendimiento económico europeo se ralentizó entre abril y junio

12
El crecimiento fue del 1,4% en la UE durante el segundo trimestre. / Efe
Publicidad

El consumo de los hogares fue el factor que más contribuyó al aumento del producto interior bruto (PIB) en la Unión Europea y la eurozona en el segundo trimestre del año, cuando subió un 0,2% en ambas zonas, según confirmó la oficina de estadística comunitaria Eurostat.

Los datos del PIB y sus agregados publicados por la agencia confirman que el crecimiento económico europeo se ralentizó entre abril y junio frente al trimestre previo, en que se registraron aumentos del 0,4% en el área de la moneda única y del 0,5% en la UE.

El moderado crecimiento estuvo impulsado sobre todo por el consumo de los hogares y la formación de capital, mientras que el sector exterior tuvo un impacto negativo, en un entorno de tensión comercial internacional.

En concreto, el gasto final en consumo de los hogares aumentó un 0,2% en la eurozona y un 0,3% en la UE en el segundo trimestre (frente al 0,4% previo en ambas zonas), con lo que aportó 0,1 y 0,2 puntos porcentuales, respectivamente, al crecimiento.

La formación de capital bruto subió un 0,5% en los países de la moneda única y un 0,4% en los Veintiocho (frente al 0,2% y 0,5% previos) y tuvo un impacto positivo de 0,1 puntos porcentuales en ambas zonas.

El sector exterior tuvo una contribución negativa en el caso de la eurozona y positiva en el conjunto de los Veintiocho.

Las exportaciones se mantuvieron estables en los países de la moneda única y cayeron un 0,3% en la UE, mientras que las importaciones aumentaron un 0,2% y bajaron un 1,4%, respectivamente, en el segundo trimestre en comparación con el primero.

En términos interanuales, el crecimiento fue del 1,2% en la eurozona y del 1,4% en la UE, ligeramente por debajo del 1,3% y 1,6% que habían registrado, respectivamente, entre marzo y junio de 2018.

En España, el PIB creció por encima de la media en el segundo trimestre: 0,5% en comparación con el trimestre previo y un 2,3% en términos interanuales, dos y una décima menos que en el primer trimestre, respectivamente.

Por países, los principales aumentos se dieron en Hungría (1,1 %) y Rumanía (1 %), mientras que los mayores descensos se observaron en el Reino Unido (-0,2 %) y Alemania y Suecia (-0,1 % ambas).

Eurostat publicó los datos revisados de empleo, que confirman que la ocupación subió un 0,2% en la eurozona y revisan una décima al alza el aumento en la UE, al 0,3%. En ambos casos es inferior al incremento del 0,4% registrado en el primer trimestre del año.

En comparación con el segundo trimestre de 2018, el número de personas con trabajo aumentó un 1,2% en los países de la moneda única y un 1 % en la UE, en línea con la estimación previas y por debajo del 1,4% y 1,2% en el primer trimestre.

Esto supone que al final de junio había en la UE 241,4 millones de personas con empleo, de ellas 160 millones en la eurozona, lo cual supone “los mayores niveles de empleo nunca registrados en ambas áreas”.

En España, el empleo aumentó un 0,3% entre abril y junio en comparación con el trimestre previo y un 2,2% frente al segundo trimestre de 2018.

En el primer trimestre el incremento fue del 0,7% y 2,5%, respectivamente.