Datos del CIS. / E.P.
Publicidad

El PSOE continúa su escalada, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que le sitúa en cifras récord y al borde de la mayoría absoluta con un 41,3 por ciento en intención de voto directo, mientras que el PP recupera la segunda posición por la fuerte caída de Cs, que ya es cuarta fuerza. La encuesta, cuyo trabajo de campo del barómetro se llevó a cabo entre el 1 y el 11 de este mes de julio, semanas antes de la investidura fallida de Pedro Sánchez, no pregunta esta vez a los ciudadanos por los diferentes modelos para un posible pacto de Gobierno.

Por contra, el sondeo sí refleja una nueva subida del PSOE que en solo un mes pasa 39,5 al 41,3 por ciento de los apoyos, en tanto que el PP mantiene el mismo porcentaje que en la anterior encuesta, con un 13,7 por ciento de voto directo.

Ciudadanos, hasta el mes pasado segunda fuerza del país, cae en un mes más de tres puntos, del 15,8 al 12,3 por ciento de apoyos, en tanto que Unidas Podemos y sus confluencias sube ligeramente y pasa a la tercera posición, del 12,7 al 13,1 por ciento de los sufragios.

Vox, quinta fuerza

Vox se mantiene en el CIS como la quinta fuerza política, aunque baja unas décimas, del 5,1 por ciento al 4,6, por delante de ERC, que sube casi un punto (del 3,9 al 4,5). Ya en séptimo puesto se encuentra JxCat, que sube del 1,2 por ciento al 1,6 por ciento de la intención directa de voto, mientras que el PNV baja una décima hasta el 1,4 por ciento.

El sondeo vuelve a preguntar a los ciudadanos sobre la conveniencia de reformar la Constitución para eliminar el requisito de la mayoría absoluta para elegir al presidente, una condición que sin embargo solo es necesaria en la primera votación de investidura.

Un 49,9 por ciento de los encuestados está a favor de reformar la Carta Magna para prescindir de ese requisito frente al 27,1 que no lo ve necesario y un 23 que no sabe o no contesta.

Al igual que el mes anterior, la situación política vuelve a repuntar entre las preocupaciones ciudadanas y vuelve a alcanzar su máximo histórico desde 1985. Así, un 38,1 por ciento de los encuestados sitúa a los políticos, los partidos y la política entre los tres principales problemas del país, seis puntos más que el mes pasado.

De hecho, un 64,2 por ciento de los encuestados califica de mala o muy mala la situación política, diez puntos más que en junio, y solo un 4,4 por ciento cree que la situación política es buena o muy buena frente al 10 por ciento de junio. La política es vista como el segundo problema por los ciudadanos, detrás del paro.