El BCE aplaza la subida de tipos hasta el primer semestre de 2020

La institución mejora levemente sus pronósticos de crecimiento para la zona euro para 2019

19
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. / EFE
Publicidad

El Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de facilidad de préstamo en el 0,25%.

Además, el instituto emisor europeo decidió retrasar por segunda vez este año su orientación a futuro. La nueva hoja de ruta marcada por el BCE especifica que los tipos de interés se mantendrán en su nivel actual “al menos hasta el primer semestre de 2020” para que la inflación llegue al objetivo de situarse cerca, pero por debajo del 2% a medio plazo.

“El Consejo de Gobierno tiene intención de seguir reinvirtiendo, al completo, los pagos principales de la deuda que venza bajo el programa de compra de activos por un periodo de tiempo prologando después de que empiecen a subir los tipos de interés”, explicó la entidad.
Asimismo, especificó que las reinversiones de los pagos de la deuda se harán durante el tiempo que sea “necesario” para “mantener” las condiciones de liquidez y un “amplio grado” de acomodación monetaria.

Con respecto a la nueva ronda de operaciones de financiación a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III), que se celebrarán de forma trimestral entre septiembre de 2019 y marzo de 2021, el BCE ha decidido que el tipo de interés para cada operación se fijará en un nivel 10 puntos básicos por encima del tipo medio aplicado a las operaciones principales de financiación del Eurosistema.

Además, para aquellas entidades cuyos préstamos elegibles superan un valor de referencia, el tipo aplicado a las TLTRO-III será inferior. En concreto, se podrá situar en el tipo de interés medio de la facilidad de depósito más 10 puntos básicos.

El producto interior bruto (PIB) de la zona euro registró una expansión anual del 1,2% en el primer trimestre de 2019, la misma cifra que en el trimestre precedente, de acuerdo a los últimos datos publicados por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

Por otro lado, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó el pasado mes de mayo en el 1,2%, frente al 1,7% de abril, debido al menor encarecimiento de los precios energéticos, los servicios y los alimentos.

De la misma forma, la tasa de inflación subyacente de los países que han adoptado el euro como moneda común, que es el resultado de excluir del cálculo la evolución de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, se relajó en el quinto mes del año hasta el 0,8%, cinco décimas menos que en el mes de abril.

Con respecto al desempleo, la tasa de abril, la última disponible, descendió hasta el 7,6%, una décima menos que en el mes anterior, y su nivel más bajo desde agosto de 2008. En el conjunto de la UE, el desempleo repitió en el 6,4%, lo que equivale al mejor registro del bloque comunitario desde que en el año 2000 Eurostat comenzara a elaborar las estadísticas.

El Banco Central Europeo (BCE) revisó una décima al alza sus previsiones de crecimiento e inflación para la zona euro en 2019, situándolas en el 1,2% y el 1,3% respectivamente, aunque recordó sus expectativas de expansión y subida de los precios para los dos años siguientes, según anunció el presidente de la entidad, Mario Draghi.

De este modo, las nuevas previsiones del BCE contemplan un ritmo de crecimiento del PIB de la zona euro del 1,4% el próximo año, dos décimas por debajo de su previsión de marzo, mientras que para 2021 la entidad anticipa también una expansión del 1,4%, frente al anterior 1,5%.