El Banco de España plantea un fondo europeo con 1,5 billones

La Comisión Europea prevé presentar su plan para crear un fondo de 500.000 millones de euros de ayudas mayoritariamente no reembolsables para afrontar la crisis

37

El Banco de España planteó una propuesta de fondo de recuperación europeo, que necesitaría contar con una dotación inicial de entre 1 y 1,5 billones de euros para garantizar la financiación de los Estados y afrontar inversiones. El Banco de España publicó el documento ‘Reflexiones sobre el diseño de un Fondo de Recuperación Europeo’, en el que esboza su propuesta de fondo, en línea con la iniciativa del Consejo de la Unión Europea y con la necesidad de “activar” la capacidad comunitaria de movilizar recursos para afrontar la pandemia sin que se profundicen las desigualdades.

Precisamente, la Comisión Europea prevé presentar mañana su plan para crear un fondo de 500.000 millones de euros de ayudas mayoritariamente no reembolsables para afrontar la crisis del coronavirus. Sin embargo, el fondo propuesto por el Banco de España se basa en una vigencia amplia, incluso permanente, el respaldo del presupuesto europeo y persigue dos objetivos principales: asegurar una financiación adecuada a los países miembros y financiar proyectos específicos.

En primer lugar, la compra de deuda de los Estados aliviaría la carga financiera de los países, especialmente de aquellos con riesgo de estrés fiscal, y les permitiría afrontar sin tensiones la recuperación de la crisis del coronavirus. Para ello, el fondo debería contar con una capacidad de financiación equivalente a más del 8 % del PIB europeo en 2020 y más del 2 % del PIB europeo en 2021, que es el desvío del déficit esperado para esos dos ejercicios respecto a las anteriores previsiones.

Además de esta función de salvaguarda, el fondo dedicaría parte de su capacidad de financiación a proyectos de integración europea y crecimiento sostenible. La financiación de ambos objetivos exigiría dotar al fondo con una capacidad inicial de entre 1 y 1,5 billones de euros, según el Banco de España, a través de emisiones a muy largo plazo respaldadas por los Estados, lo que permitiría bajar los costes. El documento señala que esto exigiría, además de ampliar el presupuesto europeo, dotar a la Unión Europea de mayor autonomía para obtener ingresos, incluida la opción de impuestos propios, así como contar con una gobernanza “clara y transparente”.

Un fondo de estas características, concluye el Banco, garantizaría el acceso a financiación adecuada a todos los Estados, realizaría inversiones que beneficiarían a todos los socios y permitiría a los países menos vulnerables obtener un retorno atractivo en calidad de accionistas, al tiempo que reforzaría la confianza en el proyecto europeo.