Díaz apela al voto joven para revalidar su mandato en Andalucía

La presidenta del Ejecutivo autonómico subraya que los socialistas cumplen siempre su palabra y advierte de que quien vote a Cs es para poner el gobierno en manos del PP

14

La presidenta de la Junta de Andalucía y candidata a la reelección por el PSOE-A en las elecciones del 2 de diciembre, Susana Díaz, advirtió ayer de que quien vote a Ciudadanos es “para que gobierne” el PP-A. Además, señaló que los socialistas no necesitan ir a ningún notario porque “cuando damos nuestra palabra, la cumplimos”.

Durante un acto público en la Facultad de Derecho de Málaga, al que asistieron más de 800 personas, Susana Díaz hizo una llamada a los jóvenes para que acudan a votar una opción que pretende seguir defendiendo a los ciudadanos de la Comunidad.

Asimismo, se refirió a las palabras del presidente nacional de Cs, Albert Rivera, en las que advertía de que si en las elecciones andaluzas hay un “solo escaño más de cambio, habrá cambio”.

Para Susana Díaz, los “nervios” de algunos en las primeras horas de la campaña electoral han hecho que se quiten “las caretas” y hemos podido ver a un Albert Rivera que ha pasado por varias etapas: ha pasado de decir que Cs venía a garantizar la gobernabilidad a decir que si cuentan con un escaño más “quitamos a Susana Díaz y al PSOE-A”. En este sentido, la presidenta avisó de que “quien vote a Cs es para que gobierne el PP”.

La jefa del Ejecutivo andaluz inició su intervención refiriéndose de nuevo a los “insultos” que está recibiendo por parte de los demás partidos, apuntando que el viernes llegó a contabilizar 15 insultos y que ayer había siete caravanas electorales recorriendo esta Comunidad para “meterse” con ella.

A su juicio, por un lado, tenemos a una “coalición de gente negativa” o “bloque de derechas” que quiere bloquear y parar a Andalucía y, por otro lado, al PSOE-A, que está pidiendo el voto para “avanzar, para seguir creciendo y que los andaluces vivan mejor”.

“Y después tengo a (Pablo) Casado, el que verdaderamente compite conmigo”, según señaló la presidenta, quien agregó que el PP presenta a su candidato a la Junta como “garantía de cambio”, aunque “si en quince días no te sirve, te lo cambio por otro”.

Díaz insistió en que, frente “insultos y las ofensas”, los socialistas están viviendo la campaña con ilusión y alegría, porque llegamos “con los deberes hechos y hemos cumplido con nuestra palabra”. “Nosotros no necesitamos ir a ningún notario, porque cuando damos nuestra palabra, la cumplimos”, sentenció Díaz, en clara alusión al hecho de que el candidato del PP-A a la Junta haya firmado ante notario que no pactará con ella tras los comicios .

Susana Díaz criticó que los líderes nacionales de PP y Cs vengan a Andalucía a “hablar de su libro” y se planteen las elecciones del 2 de diciembre como una “primera vuelta” de los comicios generales, lo que constituye, a su juicio, una falta de respeto a los andaluces y la autonomía. Por ello, se mostró convencida de que eso no serían capaces de hacerlo en otras comunidades.

Proyectos reales

Asimismo, la presidenta del Ejecutivo andaluz aseguró que no se ofende por que la insulten a ella, pero advirtió de que nunca se va a callar como presidenta de la Junta cuando ofendan e insulten a Andalucía.

En este sentido, Susana Díaz señaló que en estas primeras 48 horas de campaña no ha habido ninguna propuesta a los ciudadanos del resto de partidos. “Lo larga que se les va a hacer a algunos la campaña sin contarle a los andaluces qué proyecto real tienen para esta tierra”, expresó.

“El día 2 vamos a votar con ilusión, con alegría y orgullosos de ser andaluces y de nuestro acento”, sentenció.

En relación a lo denunciado por Díaz, la agrupación socialista de La Rambla (Córdoba) alertó de que “parte” de los carteles electorales que militantes del PSOE pegaron en la tarde-noche del viernes en lugares autorizados por la Junta Electoral en el municipio aparecieron “atacados en un intento de desfigurar la cara” de la candidata socialista a la Presidencia de la Junta.

Según explicó el PSOE local, los hechos fueron descubiertos en la zona habilitada para propaganda electoral situada junto a la Piscina Municipal, donde los carteles con la imagen de la presidenta de la Junta fueron “arrancados a la altura de su cara”.