De izda a dcha, María Jesús Montero, Carmen Calvo y Adriana Lastra (PSOE). / EFE
Publicidad

Las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos para intentar un acuerdo que lleve a la investidura de Pedro Sánchez volvieron a encallar ayer y por la misma razón de siempre, la fórmula de Gobierno, ya que el partido de Pablo Iglesias sigue reclamando coalición y los socialistas pacto programático.

Casi cuatro horas duró la segunda reunión en este diálogo que retomaron la semana pasada los equipos negociadores de ambos partidos tras el parón de agosto, y aunque ambas partes agradecieron la cordialidad y el buen tono de la conversación, acto seguido se acusaron mutuamente de hacer inviable, por el momento, el acuerdo.

Primero fue el secretario de Acción Política de Unidas Podemos, Pablo Echenique, quien aseguraba a los medios de comunicación que el equipo socialista les exigió que acepten el Gobierno en solitario o, de lo contrario, se levantarían de la mesa.

Enfoques inamovibles

Según Echenique, el PSOE “no se mueve de su planteamiento de formar un Gobierno de partido único” e “íntegramente ocupado por ministros y ministras socialistas”, un “error” que, recalcó, “aboca definitivamente al país a elecciones anticipadas”. Por ello, reclamó a los socialistas que rectifiquen.

Sin embargo, para la número dos del PSOE, Adriana Lastra, será Unidas Podemos el que aboque a nuevos comicios si sigue en su planteamiento de una coalición y no quiera negociar un acuerdo programático.

Según Lastra, su partido ha constatado que “no hay una vía para alcanzar un acuerdo” porque Unidas Podemos “se ha negado en todo momento a un acuerdo programático y de gobernanza para este país” y por eso “hoy por hoy” no ven salida a esta situación.

Lastra recalcó, no obstante, que los socialistas están dispuestos a seguir negociando y no quieren levantarse de la mesa, pero insistió en que hay que partir del diálogo sobre el programa y reiteró que no aceptan hablar de coalición.

La número dos del PSOE señaló, por otra parte, que Podemos ha dejado claro que no daría su apoyo sin más del mismo modo que los socialistas no quieren una investidura gratis, sino un acuerdo programático, por lo que desechó la posibilidad de que Sánchez sea elegido sin pacto previo con Podemos.

Al respecto, Echenique consideró que una investidura gratis no sería responsable y causaría una inestabilidad, así que no entra en los planes de Podemos.

Defender sus posturas

En cualquier caso, señaló que el PSOE les ha dejado clara su intención de hacer “lo contrario que en julio”, cuando aceptó el encargo del Rey sin tener aún los apoyos suficientes, porque ahora no lo aceptaría a menos que los haya conseguido. Un extremo del que según Lastra no se habló en la reunión.

Con todo, cada uno de los portavoces de los dos equipos negociadores ha insistido en defender sus posiciones.

Así, Pablo Echenique dijo que son los socialistas los que pueden acabar llevando llevar al país a una repetición electoral “absurda e irresponsable” que podría llevar a una mayoría de la derecha con un Gobierno de Pablo Casado y ministros de PP, Ciudadanos o incluso Vox.

Y volvió a defender retomar la negociación donde se quedó en julio —con la coalición sobre la mesa—, porque el acuerdo sería entonces, reiteró igual que lo han venido haciendo las últimas semanas desde el partido, cuestión de horas.

Pero Adriana Lastra insistió en asegurar que lo que ofrecen a Podemos son garantías para un acuerdo programático y presupuestario, y les invitó a reflexionar “si permitirá o impedirá un gobierno progresista en este país”.

“Les hemos dicho que nos sentaremos las veces que sean necesaria”, pero partiendo de “los pasos que ha dado Pedro Sánchez”, agregó.