Destapado un fraude que vendía alimentos perjudiciales para la salud

La Guardia Civil interviene 300 toneladas de alimentos y más de 39.000 litros de bebidas en una operación contra el fraude alimentario en productos de uso diario

491
En el marco de la Operación Opson VIII la Guardia Civil realizó más de 2.500 controles e inspecciones.
Publicidad

La Guardia Civil intervino 300 toneladas de alimentos y más de 39.000 de litros de bebidas potencialmente perjudiciales para la salud, en una operación dirigida contra el fraude alimentario, que este año se centró en productos de uso diario como carne, pescado, huevos, aceite y especias, etiquetados como ecológicos.

En el marco de la Operación Opson VIII, se realizaron más de 2.500 controles e inspecciones en tiendas, mercados, aeropuertos, puertos marítimos y polígonos industriales, en los que se detectaron más de 1.500 infracciones administrativas y 13 infracciones penales, con 35 personas detenidas y investigadas.

En los márgenes de esta operación policial en Granada, fueron detenidas tres personas como supuestos autores de delitos de estafa, falsedad documental y otro crimen relativo al mercado y a los consumidores. Según la investigación, habrían vendido cerca de 500 toneladas de hortalizas como ecológicas, mientras que sus proveedores no se encontraban certificados.

ecológicos

En Madrid, el Seprona detectó dos partidas de huevos procedentes de Cuenca y Cáceres, que habían sido comercializados como ecológicos, pero eran de categoría inferior y no cumplían con las especificaciones que marca la normativa vigente. Se intervinieron un total de 45.360 huevos y seis personas fueron detenidas e investigadas por los supuestos delitos de falsificación de documentos, estafa y relativos al mercado y los consumidores.

En Alicante, a raíz de un caso recibido dentro de la Red Europea de Fraude Alimentario por irregularidades en la venta de azafrán, la Guardia Civil detectó un laboratorio clandestino, e investigó a dos personas por fraude alimentario y contra la salud pública. Se ha incautado de 87 kilos de azafrán valorado en un precio aproximado de entre 696.000 y 870.000 euros.

En Ciudad Real, el Seprona inspeccionó una nave dedicada al procesado de patas de pollo para consumo humano y a la exportación a países asiáticos. Se inmovilizaron 30 toneladas del citado producto, que carecían de registro sanitario y las respectivas autorizaciones administrativas autonómicas y municipales. Se procedió a la detención/investigación de un implicado por un delito contra la salud pública.