Denuncias de internautas permiten descubrir una red de venta de fauna protegida

Los delincuentes utilizaban internet para tramitar los pedidos, entre los que figuraban pumas, leones, halcones e incluso un guepardo

2

Internet te da lo que quieras. Amor, jerseis, películas, sexo, chistes, información… Y parece que ahora especies animales protegidas. La Guardia Civil ha desmantelado una banda dedicada al tráfico ilegal de éstas que ofrecía por la red, y se incautó de varios leones, un tigre, un lobo ibérico, un lince europeo, un guepardo, tres pumas, un águila real y varios halcones, según indicó ayer el Instituto Armado.

Para este negocio, la organización operaba en las provincias de Huesca, Tarragona, Gerona, León, A Coruña, Málaga, La Rioja, Murcia, Sevilla y Huelva.

En la operación Lobezno, llevada a cabo en varias comunidades autónomas, fueron detenidas ocho personas que transportaban los mamíferos y aves desde países del este de Europa en furgonetas de alquiler, recorriendo largas distancias sin descanso y en pésimas condiciones higiénicas y sanitarias del animal, utilizando documentación falsa.

La intervención de la Benemérita comenzó cuando se detectó a través de la red que una persona ofertaba la venta de un ejemplar de lobo ibérico, cuya procedencia era totalmente ilegal. Tras verificarse que no se trataba de una broma, algunos internautas denunciaron los hechos.

Los investigadores pudieron averiguar que se trataba de un grupo perfectamente organizado que se dedicaba al tráfico ilícito de especies protegidas, con el que conseguían importantes cantidades de dinero.

Durante el desarrollo de la operación, la Benemérita descubrió que la red no solo comerciaba con especies exóticas, como leones, tigres o pumas, sino que también traficaba con águilas reales, halcones o lobos ibéricos.

En la operación, desarrollada por el Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 3 de El Vendrell (Tarragona), se arrestó a ocho personas en Tarragona, Málaga, León, La Rioja y Sevilla, y resultó imputado un vecino de Gerona. Todos son de nacionalidad española y cuatro de ellos no llegaban a los 30 años.

Por otra parte, en Perú, las autoridades hallaron seis leones famélicos encerrados en una jaula en un aparcamiento de Chiclayo, al norte del país, donde fueron abandonados hace seis días por el dueño del circo Azteca.

«Están estresados y delgados, es una jaula pequeña para albergar a seis ejemplares. Han sido trasladados a otro lugar más amplio y vamos a realizar pruebas para ver sus condiciones de salud», comentó la especialista de la Dirección General Forestal y de Fauna Silvestre, Jessica Oliden.

En el caso de que las pruebas confirmen un grave deterioro en la salud de los felinos, éstos serán trasladarlos a un zoo. La denuncia partió de los vecinos del circo que, preocupados por la salud de los felinos -rugían de modo insistente-, llegaron a arrojar desde sus casas a la jaula restos de comida.