Denuncian abusos sexuales en un colegio marista de Barcelona

El exprofesor de gimnasia del centro tendrá que declarar en relación a los hechos que le causaron el despido en el año 2011, a pesar de que las víctimas lo confesaron mucho antes

7

El Juzgado de Instrucción 6 de Barcelona investiga por el momento cuatro denuncias contra el exprofesor del colegio Maristas Sants-Les Corts de la capital catalana, acusado de abusos sexuales a varios alumnos.

La instrucción se abrió a partir de la denuncia de un particular y este mismo viernes los Mossos d’Esquadra remitieron al juzgado tres denuncias más, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

El magistrado abrió diligencias previas por un presunto delito de abusos sexuales a menores y ordenó el traslado de la denuncia al investigado para que designase abogado con el fin de que pueda estar personado en la causa.

La investigación todavía está en un fase inicial y aún no se ha señalado fecha para la declaración del investigado, según el TSJC.

Asimismo, el Consorci d’Educació de Barcelona abrió un expediente informativo por las denuncias por abusos sexuales contra el exprofesor, según confirmó la propia Conselleria de Enseñanza de la Generalitat.

De forma paralela, la Fundación Escola Cristiana de Catalunya inició ayer una investigación sobre la actuación de la escuela Maristas Sants-Les Corts de Barcelona, ante las denuncias por abusos sexuales del exprofesor presentadas por exalumnos.

Fuentes de la patronal, que representa a la citada escuela entre otras, explicaron que están en contacto con el centro para compilar información sobre los hechos ocurridos y analizar la actuación.

“Queremos disponer de toda la información para saber si se ha actuado bien o no”, indicaron desde la organización, que tampoco fue informada de la queja presentada por un padre contra el profesor de gimnasia que trabajó en el centro entre 1984 y 2011, cuando fue despedido sin que saliera a la luz pública.

Por su parte, el colegio Maristas-Les Corts de Barcelona, donde se dieron los supuestos abusos sexuales, aseguró ayer que lo expulsó “inmediatamente” al enterarse de la denuncia y lo puso en conocimiento de la Fiscalía de Menores en 2011.

Asimismo, el centro explicó que el padre de un alumno acudió a la escuela el 7 de junio de 2011 para explicar lo que había pasado y, de acuerdo a los protocolos internos de la Institución sobre la protección de los menores, el centro actuó de forma inmediata.

El colegio confirmó que el 30 de diciembre de 2013 recibió una comunicación de los padres de otro alumno acusando al mismo profesor de presuntos abusos sexuales, hechos que se dieron antes del año 2010, cuando el alumno abandonó la escuela. En aquel momento, la presunta víctima ya era mayor de edad y la escuela ofreció al exalumno “toda la colaboración para poder aclarar los supuestos hechos”, además de la posibilidad de que los abogados de la familia y los del colegio trabajasen conjuntamente.

El Maristas-Les Corts insistió a la familia la necesidad de que denunciaran los hechos, pero responsables del centro afirmaron que, desde entonces, la familia no ha vuelto a ponerse en contacto con el colegio.

El centro lamentó los hechos, reiteró su compromiso de actuar de manera firme ante cualquier abuso y afirmó que “a día de hoy, la escuela no tiene constancia de ninguna otra denuncia”.

Un caso concreto

El padre del exalumno del colegio Maristas Sants-Les Corts de Barcelona que denunció al exprofesor de gimnasia por abusos sexuales en 2013 declaró que el joven se lo dijo a su madre por WhatssApp porque se avergonzaba.

Manuel —el padre del joven— admitió este jueves que prefería no saber lo que le hizo el profesor a su hijo: “Se me revuelven las tripas”.

Según el progenitor, cuando el joven explicó los hechos a su madre “le dijo que no quería vivir, que él no quería estar en este mundo porque era un desgraciado”. Por ese mismo motivo, el padre aseguró que esperaron a denunciar los hechos a que su hijo tuviera la fuerza para hacerlo, aunque actualmente “no está psicológicamente en condiciones de declarar ante un juzgado” pero confía en que lo conseguirá con su apoyo y el de su abogada.

El padre informó al colegio de los hechos denunciados, pero alega que éste no lo comunicó al Consorci d’ Educació de Barcelona —donde están representados el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat— : “Me han dicho que no sabían nada”.

Según explicó un vecino de la zona, el padre del joven pegó hace unos días por los alrededores del colegio carteles en los que mostraba la fotografía del profesor “presuntamente” abusador. En el cartel se acusaba al centro de no actuar ante las autoridades y la justicia pese a que se avisó a la dirección del colegio y de la fundación Champagnat, vinculada a los Maristas. Asimismo, Manuel daba a conocer una dirección de correo electrónico para alumnos o padres de alumnos que hubiesen vivido una situación similar.